Rostros de mujeres del rural toman los espacios públicos

Alumnos de Bellas Artes utilizan 104 retratos en una iniciativa artística efímera


Las paredes de la Facultad de Bellas Artes, las ventanas de la Casa Consistorial, la cristalera de acceso a la sede de la Vicerrectoría y el suelo de la propia plaza de España están presididas por los retratos a gran tamaño de 104 mujeres del rural gallego realizados por 25 alumnos de Bellas Artes. En colaboración con la Unidad de Igualdad de la Universidad de Vigo y el Concello de Pontevedra, 7H Cooperativa Cultural desarrolló en Pontevedra la instalación artística efímera Inside Out: Mulleres [Rur]Urbanas, la primera iniciativa incluida en el proyecto de arte urbano más grande del mundo que se desarrolla en Galicia.

Esta instalación efímera fue presentada ayer por la concejala de Igualdad, Paloma Castro, la integrante de la cooperativa 7H Carla Rodríguez y por Alegría Campos, una de las estudiantes de Bellas Artes que realizó esta serie de retratos que presentan a mujeres de distintas edades, procedencias y ocupaciones. «Partimos dun proxecto internacional, que comezou o fotógrafo e artista urbano JR coa idea de responder á pregunta de se a arte pode cambiar o mundo», destacó Rodríguez, coordinadora de una iniciativa incluida en el proyecto Inside Out, que desde 2011 diferentes colectivos llevaron a cabo en más de 1.800 localizaciones en más de un centenar de países. En este caso, Mulleres [Rur]Urbanas tiene como objetivo «homenaxear ás mulleres do rural» y su contribución al desarrollo colectivo «desde ese anonimato falsamente construído», apuntó Rodríguez, que recordó también que el proyecto «foi posible grazas á implicación» de 35 estudiantes de Bellas Artes, de los que 25 son los autores de las fotografías que ayer ocuparon el espacio público de la ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rostros de mujeres del rural toman los espacios públicos