«La FP ha sido tradicionalmente masculina y eso tiene que cambiar»

Alumnas y profesoras de centros de Pontevedra visibilizan el papel de la mujer en ciclos donde son minoría


pontevedra / la voz

Con seis pancartas y vestidas de violeta. Así aparecieron en la plaza de A Ferrería de Pontevedra un grupo de alumnas y profesoras de tres centros educativos que imparten FP en el municipio. En ellas se leían mensajes como «FP en igualdade», «As mulleres podemos con todo» o «Alumnas da FP galega tiñamos que ser!!». El suyo fue un acto reivindicativo para visibilizar la capacidad de unas estudiantes que son minoría en sus ciclos o que estando casi en igualdad numérica no tienen, dijeron, las mismas oportunidades en el mercado laboral. Denominaron la iniciativa desplegada ayer en el corazón de la ciudad como Son minoría, pero fanse notar.

Pilar Tallón, vicedirectora del CIFP Carlos Oroza, subrayó que la brecha de género varía de unos ciclos a otros. En el de Guía de alojamientos turísticos sí hay muchas mujeres, pero en el de Servicios en restauración solo hay dos féminas. «En Cociña, aínda que si hai mulleres, hai máis rapaces, a proporción pode estar nun 60-40 %», apuntó. Otro aspecto que quiso destacar es que en el de Panadería, repostería y confitería hay más mujeres en el ciclo, pero es una profesión en la que casi no hay féminas en los obradores. «O que queremos reclamar é que teñen formación e poden facelo igual de ben», subrayó Pilar Tallón.

Ana González del Valle es la vicedirectora del CIFP A Xunqueira. Puso un ejemplo con datos elocuentes: de las cuatro familias profesionales que imparten en su centro, en tres de ellas (madera y mueble, electricidad y electrónica y automoción), de 350 alumnos solo hay 26 mujeres y también cuentan con pocas docentes en esas familias. «En el ciclo de madera la ocupación es del 100 % y nos faltan alumnos», señaló. ¿Por qué sucede eso? Ana González del Valle lo tiene claro: «La FP ha sido tradicionalmente masculina. Nuestro centro tiene 35 años y el alumnado es eminentemente masculino. Pasa lo contrario en los ciclos de servicios, donde el 95 % es femenino. En el centro hay seis profesoras de una plantilla de 40». Es trabajo de todos cambiar esas reticencias a que las mujeres hagan ciclos de automoción, dejó caer. «En carpintería hay algunas más, dentro de esa minoría».

Mar Gómez es la orientadora del IES Montecelo. También expuso la situación de su centro. En los ciclos de la rama sanitaria hay casi un 50 %, con mayoría de mujeres, mientras que en artes gráficas es del 50 %. Donde sí hay diferencia y escaso porcentaje de mujeres es en la FP Básica, que estudian jóvenes de 16 a 18 años. «En mecánica hay cero mujeres, y yo llevo en este centro once años», indicó. Junto a ella participaron en el acto de A Ferrería tres alumnas del ciclo de jardinería, otro que es de mayoría de varones: cuatro féminas de 25 hombres. En Peinado pasa lo contrario: solo hay uno o dos estudiantes. «O que pasa é que elixen a súa especialidade por tópicos», consideró la orientadora del IES Montecelo

Las chicas que estudian el ciclo de FP Básica de jardinería son Rocío González, Natalia Domínguez y Rosana Reboredo. Natalia cuenta que acabó en jardinería porque no había plazas en el de peluquería. Ella prefiere que haya más chicos en su clase. Natalia y sus dos compañeras desvelan que tienen un vestuario propio para cambiarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La FP ha sido tradicionalmente masculina y eso tiene que cambiar»