pontevedra / La voz

Victoria redonda del Pontevedra en Pasarón que disipa la racha de nueve partidos de liga sin ganar. Un tripleta de Rufo, sumado a un tanto de Álvaro Bustos, sirvieron para pulverizar al Real Madrid Castilla de Raúl en un partido que solo tuvo a un equipo sobre el campo y que quedó muy condicionado también por la gran cantidad de agua acumulada en el césped de Pasarón.

El Pontevedra supo aguantar unos buenos diez primeros minutos del equipo blanco para hacerse después con el dominio del partido. El equipo de Raúl González se mostró de inicio agresivo y rápido en las transiciones, pero a medida que el campo se fue volviendo pesado y las conducciones más complicadas, el equipo de la fábrica blanca fue perdiendo fuelle.

En ataque, los de Jesús Ramos tenían la lección muy bien aprendida, buscando una y otra vez generar por banda y colgando balones para un omnipresente Rufo que estaba ganando todos los duelos aéreos.

Las primeras oportunidades lerezanas llevaron el sello de Álex González por el perfil zurdo. El cántabro puso primero un centro que Bustos no llegó a rematar y lo intentó después desde fuera del área en un disparo que encontró buena respuesta por parte de Altube. Antes el Castilla había reclamado un penalti en un derribo de Edu sobre Baeza.

El propio Álex González estrelló el balón al palo a los 20 minutos de juego en una gran oportunidad en la que Churre se anticipó para robar la pelota en la zona de tres cuartos y él mismo se encargó de terminar con un centro hacia el extremo zurdo que rozó el primer tanto del día.

Superada la media hora de juego y tras una nueva clara ocasión errada por parte del Pontevedra en las botas de Bustos, los granates se pusieron por delante. Fue tras un gran centro de José García en el que Rufo remató de cabeza para batir a un Altube que hasta entonces estaba impecable.

La conexión José García-Rufo todavía tendría más cosas que decir y a tres minutos para el descanso, los fichajes invernales del Pontevedra fabricaron el 2-0 en una jugada a balón parado en la que el de Pamplona puso el centro y Rufo la cabeza para, con perfecto giro del cuello hacer el segundo de la tarde para los de Jesús Ramos al filo del descanso.

El césped y el agua acumulada en él fue el absoluto protagonista de la segunda parte. Con un campo más que pesado en el que rasear el balón era prácticamente imposible, el terreno de juego se convirtió en el perfecto aliado del Pontevedra para aguantar el resultado.

Dos jugadas aisladas del atacante merengue, Marc Gual, fueron todo el balance ofensivo de los de los madridistas en los primeros minutos en los que el equipo blanco demostró mayor intensidad para ir a por el partido.

Tras un nuevo error de los visitantes, que perdonaron en un mano a mano de Pablo contra Edu, el Pontevedra dio la puntilla al partido. De nuevo Rufo volvió a anotar para completar el hattrick en un nuevo remate de cabeza a centro de Álex González en el que el madrileño remató completamente solo.

Para completar la gran tarde de fútbol del Pontevedra, Álvaro Bustos hizo redondo el encuentro con el cuarto y definitivo tanto del partido. El extremo asturiano aprovechó la salida del meta madridista al sacar el balón para superar por alto a Altube y hacer el 4-0 a diez minutos para el final. Victoria de prestigio de los granates para empezar a creer en la remontada en liga.

Pontevedra CF 

Edu; Campillo, Jaouad, Víctor Vázquez, Zabaleta; Sana (Adrián Cruz, min. 63), Romay; Álvaro Bustos, José García (Adighibe, min. 72), Álex González; y Rufo (Pedro Vázquez, min. 81).

Castilla

 Altube; Guillém (Chust, min. 46), Gila, Javi Hernández, Fran García; Ayoub (Marvin, min. 46), Blanco; Baeza, Reinier (Pablo, min. 69), Fidalgo; y Marc Gual.

Gol: 1-0, Rufo (min.36). 2-0, Rufo (min. 42). 3-0, Rufo (min. 79). 4-0, Álvaro Bustos (min. 81).

Árbitro: Subirats Matamoros (Barcelona). Amonestó con tarjeta amarilla a Sana y Romay del Pontevedra; y a Blanco y MArc Gual del Castilla.

Incidencias: Pasarón (Pontevedra). Ante unos 3.000 espectadores.

Jesús Ramos: «Supimos apretar en campo contrario»

El entrenador del Pontevedra prolonga una semana más su imbatibilidad: «Yo les intento introducir personalidad para que sepan que son buenos futbolistas. También hay que trabajar tácticamente y todos los conceptos que hemos querido introducirles los están asimilando y los están consiguiendo».

Ramos habló también del factor suerte: «Hemos tenido la suerte de cara, porque los primeros diez minutos no fueron buenos y nos estaban acosando bastante. A partir del palo de Álex González crecimos y supimos apretar más en campo contrario y hacer los dos goles en la primera parte. Después en la segunda parte el campo se inundó y también ellos nos pudieron meter algún gol. Estoy contento por los chavales y por la afición», comentó Jesús Ramos.

El técnico lerezano habló de la importancia de ser más «aguerrido» que su rival. «Planteamos el partido para apretar mucho en campo contrario para que ellos no estuvieran cómodos, ganar en las disputas y ser más aguerridos que ellos en ese aspecto. Cuando lo logramos, fuimos capaces de jugar entre líneas y encontrar espacios, el partido estuvo de nuestro lado».

El técnico ya piensa en el futuro: «El próximo partido va a ser muy complicado y hay que tratar de traer algo de Getafe. La clasificación está muy apretada y te puede pintar la cara cualquiera. Hay que tener los pies en el suelo y seguir trabajando».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Pontevedra golea al ritmo de Rufo