La morosidad con el Concello baja por primera vez en cinco años

En el 2019, Pontevedra recaudó por vía ejecutiva la cifra más alta en una década


Pontevedra / la voz

El Concello de Pontevedra vio como en el año 2019 bajó ligeramente la morosidad. Si en el ejercicio anterior se habían cargo a la vía ejecutiva 43.647 recibos por valor de 6,9 millones de euros, el año pasado las cifras se quedaron en 40.121 y 5,5 millones, respectivamente. Porcentualmente, la cantidad económica es un 19,3 % menos, pero lo más importante es que es la primera vez que baja desde el 2015. En aquel ejercicio se cargaron a ejecutiva 4,1 millones de euros, y la cifra fue creciendo año a año. Hasta ahora.

Son datos que se recogen en el informe anual que elabora la empresa Recyges, que gestiona el servicio de recaudación ejecutiva. Es decir, la que se inicia cuando el Concello tiene que recurrir al apremio para cobrar tasas, impuestos o multas por vencimiento de plazos en el período voluntario.

Para el concejal de Facenda, Raimundo González Carballo (BNG), ese descenso de la morosidad es un dato positivo, al igual que lo es el hecho de que la recaudación lograda el año pasado por esta vía ejecutiva fuera la más alta en una década: alcanzó los 4,3 millones de euros. «Responde á política económica do Concello de Pontevedra de buscar a equidade fiscal perseguindo o fraude e actualizando os padróns», apunta el edil.

Con todo, desde el gobierno local se subraya que, a pesar de 5,5 millones de euros que dejaron de pagar los pontevedreses, el comportamiento de la inmensa mayoría de los vecinos y empresas es ejemplar. Así, González Carballo destaca que en el caso del impuesto de bienes inmuebles (IBI) o el de impuesto de actividades económicas (IAE), el porcentaje de pago en período voluntario supera el 90 % de los recibos. Y el impuesto local del que más recibos se devuelven es el de vehículos, que está en torno al 80% en pago voluntario.

Proceso administrativo

¿Qué sucede cuando el Concello detecta un moroso, es decir, cuando se devuelve un recibo? Al iniciarse la vía ejecutiva se pone en marcha un procedimiento administrativo que comienza con la notificación a través del correo ordinario del cargo pendiente, y las notificaciones no entregadas se remiten mes a mes al Boletín Oficial de la Provincia, que publica la relación.

Cuando esos procesos no dan resultado, se inician las «actuaciones ejecutivas». La Administración local tiene capacidad para iniciar acciones de embargo de cuentas bancarias, de vehículos, de inmuebles o de devoluciones tributarias que correspondan del moroso. El año pasado se recaudaron cerca de 670.000 euros tras notificar embargos de algo más de 4.400 cuentas bancarias, y algo más de 335.000 por embargos de devoluciones tributarias correspondientes a 1.213 personas que mantenían deudas con el Concello de Pontevedra. Además, se notificaron 245 diligencias de embargos de vehículos y de 27 inmuebles, aunque normalmente la deuda acaba saldándose antes de hacerse efectivas.

Además, desde hace un par de años, el Concello de Pontevedra también se persona a través de Recyges en concursos de acreedores cuando estos afectan a sujetos -ya sean empresas o particulares- que tienen deudas con la hacienda municipal. A lo largo del año pasado se cobraron a través de este procedimiento judicial algo menos de 17.000 euros.

En el 2019 se logró cobrar un recibo del 2005... de 1,05 euros

Pese a los esfuerzos, siguen existiendo en el Concello 27,6 millones de euros pendientes de cobro. Se trata de una deuda que es prácticamente irrecuperable por el tiempo transcurrido, por fallecimiento de los deudores o por ser estos ilocalizables, entre otras causas. Pero la maquinaria no para, ni siquiera con los recibos más pequeños. Como ejemplo, baste citar que el recibo más antiguo que se logró cobrar el año pasado había entrado en la vía ejecutiva en el 2005 y tenía un importe de 1,05 euros. Con el recargo, el IVA y los intereses, lo que cobró el Concello catorce años después de emitir el recibo fueron 2,02 euros.

El IBI genera la mitad de los impagos al Ayuntamiento

El impuesto de bienes inmuebles (IBI), es que genera una mayor deuda con la Administración municipal si se mide en términos económicos, ya que de los 5,5 millones de euros que se cargaron a ejecutiva el año pasado, 2,4 correspondían a este impuesto. Sin embargo, en número de recibos devueltos el IBI ocupa el tercer lugar en el ránking de morosidad con 8.540 impagos. Le superan la tasa de agua y alcantarillado (15.364 devoluciones por valor de poco más de un millón de euros) y el impuesto de vehículos, (11.777 recibos devueltos, 955.000 euros). El siguiente concepto que más impagos genera son las multas de tráfico, a una distancia muy lejana, pues entraron en ejecutiva poco más de un millar. Rozando las mil se quedó la tasa de basuras en el rural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

La morosidad con el Concello baja por primera vez en cinco años