Dos intervenciones contra los furtivos en las playas de Beluso y Cabeceira


pontevedra / la voz

Nuevo golpe al furtivismo en la ría de Pontevedra. La Guardia Civil interceptó a un vecino de Bueu, de 49 años, con quince kilos de sepias que habían sido extraídos ilegalmente en la playa de Beluso el pasado domingo. Un grupo de pescadores sorprendió a un individuo a bordo de una pequeña embarcación, que estaba levantando los aparejos de pesca que no le pertenecían y apropiándose de esta forma de la pesca. Se avisó a la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra que movilizó a dos patrullas, una por mar y otra por tierra. En la playa encontraron la embarcación sin folio, nombre y documentación, abandonada al pairo en la arena y en una zona de piedras. Cerca encontraron a la persona que se vinculaba presuntamente con la embarcación. «Tenía ropa de faena, estaba totalmente mojado y carecía del correspondiente despacho administrativo para la actividad pesquera que estaba realizando». Se le investiga como presunto autor de dos infracciones de la Lei de Pesca de Galicia.

Por otra parte, los guardapescas marítimos de la cofradía de San Telmo de Pontevedra atraparon a otro furtivo que presuntamente extrajo de la playa de Cabeceira, en Lourido, algo más de 18 kilos de almeja japónica, en su mayor parte de tamaño inferior al legamente establecido para su captura. Los hechos ocurrieron el pasado lunes en torno a las diez de la noche.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos intervenciones contra los furtivos en las playas de Beluso y Cabeceira