Una dosis de psicología y otra de confianza es la receta de Ramos

El técnico granate anima a los jugadores a que crean en su talento


pontevedra / la VOz

Jesús Ramos volvió a sentarse este viernes en la silla del míster para hacer una valoración de una semana en la que ha pasado de ser el segundo entrenador a asumir las riendas del primer equipo. Tres meses después de haber pasado por lo mismo de forma interina vuelva a asumir el cargo hasta final de temporada. Reconoce que es un hombre de la casa que dará un paso al frente cada vez que el club se lo proponga. Ahora le toca lidiar con la remontada, una tarea complicada a la que aplicará su receta para curar las heridas del Pontevedra. «Los veo con mucha responsabilidad, ganas de trabajar y mucha confianza. Es lo que le estamos intentado transmitir, que no se olviden de jugar al fútbol. Son buenos futbolistas y lo han demostrado en otros momentos de la temporada y en otros equipos, sumando todo eso, solo pensamos en conseguir algo bueno el día del Atlético de Madrid», explicó Jesús Ramos en su primera rueda de prensa.

El técnico reconoce que ha sido una semana complicada, pero lo que ha ocurrido no es algo ajeno al mundo del fútbol. La plantilla necesita cambiar más de cabeza que de táctica, creer en sus posibilidades para devolver la confianza en el terreno de juego. Ese punto es, quizás, uno de los que más ha trabajado desde que el pasado miércoles asumió el primer equipo. Los jugadores ya lo conocen y aunque fue la mano derecha de Pouso, aplicará cambios en todos los sentidos. «Los resultados mandan. Puedes trabajar muy bien y acertar en la alineación y no te salen las cosas. Si no ganas, estás muerto. Pouso trabajaba bien, igual que Luismi, pero al final esto es un juego. Hemos competido y jugado bien también, pero los resultados no han llegado», comenta Jesús Ramos después del penúltimo entrenamiento de la semana. Para este inicio de remontada no podrá contar con Campillo, que sufre un esguince, ni con Berrocal.

Después de un año a la sombra de dos entrenadores, la única oportunidad de dirigir que ha tenido fue dos partidos ante el Celta B y el Melilla, en los que dejó un buen sabor de boca a los aficionados. Ahora viene para quedarse y tiene muy claro el equipo que demanda: «Lo que quiero aportar es confianza en ellos, son jugadores con talento, lo han transmitido en partidos anteriores. Que tengan personalidad y a partir de ahí, crecer».

¿Liverpool o Barça?

Lejos de la tan repetida frase de Carlos Pouso de si prefería ser más Liverpool que Barça, Ramos apuesta en esta etapa por un equipo del que se espera aún más: Que no pare de apretar, ni de robar balones, lo que implicará verticalidad, pero generando más en campo contrario. El primer examen para esta filosofía que intenta impregnar lo tendrá este sábado a las 12.00 horas ante uno de los rivales más duros de la categoría, el Atlético de Madrid B. Pero incluso de ahí, intenta sacar algo positivo. «No todos los partidos son iguales y va a haber cambios. Tengo una ventaja sobre el resto, que el Atlético de Madrid no sabe cómo voy a jugar», comenta el entrenador. Esta mañana entrenarán en Pasarón antes de partir hacia la capital.

Jesús Ramos seguirá al frente de la base como director, pero liberará parte de esa carga en los coordinadores con los que trabajaba hasta ahora par poder centrarse en el primer equipo. «Son un cuerpo muy bueno y siempre que me pidan ayuda, estaré pendiente de ellos», relata el técnico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una dosis de psicología y otra de confianza es la receta de Ramos