Alega estar borracho para evitar pagar la factura de la cena de Nochevieja, con langostinos y centolla


/ Pontevedra

Ocurrió en un conocido restaurante de Pontevedra. Un hombre de 72 años de edad y natural de Santiago disfrutó de una copiosa cena en Nochevieja a base de langostinos cocidos, centolla, chuleta de ternera y tarta de Santiago. Todo acompañado por un buen Mencía y un café como colofón. En total 41,70 euros.

Tras acabar su cena, el hombre se dispuso a abandonar el establecimiento sin abonar la factura, una maniobra que fue detectada por el personal del restaurante que le reprochó su comportamiento y el instó a abonar la cuenta. En ese momento el hombre optó por comportarse como si estuviera borracho, llegando a tirarse al suelo del local, llamando la atención de los clientes que disfrutaban de su cena de fin de año en el restaurante.

La Policía Local, personada en el establecimiento a instancias del propietario, identificó a este hombre como un vecino de Santiago que aseguró haber llegado a la ciudad en tren, aunque varios testigos manifestaron haberle visto bajarse de un taxi a las puertas del restaurante. El hombre confesó a la Policía Local que no recordaba haber consumido nada en el establecimiento.

Salvo esta anécdota la primera noche del año transcurrió en Pontevedra sin apenas incidentes. La Policía Local denunció a una conductora que tuvo un accidente en Estribela cuando conducía borracha. Una mujer de 30 años que conducía un turismo impactó contra otro vehículo estacionado en el lugar. Tras someter a la conductora a la prueba de consumo de alcohol dio un resultado positivo de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire expirado. La Policía instruyó diligencias que fueron remitidas al Juzgado de Guardia.

Controles de alcoholemia

Durante la pasada madrugada de Nochevieja la Policía Local realizó en la ciudad dos controles estáticos de alcoholemia en los que supervisaron un total de 152 coches y solo un conductor fue denunciado por conducir bajo los efectos del alcohol. El primer control se realizó entre las 02.30 y 3.30 en la calle Padre Gaite. Los agentes controlaron 85 vehículos y solamente detectaron un positivo, de 0,48 miligramos de alcohol por litro de aire expirado

El segundo control se realizó entre las 6.00 y las 7.00 horas en la transitada avenida de Buenos Aires. Entre los más de 67 vehículos controlados no hubo ningún positivo.

La Policía Local destaca la tranquilidad como principal característica de la primera madrugada del año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alega estar borracho para evitar pagar la factura de la cena de Nochevieja, con langostinos y centolla