Pontevedra estrena farolas que se adaptan al ciclo vital de las personas

Serxio Barral Álvarez
Serxio barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Ramón Leiro

Se trata de un proyecto piloto de la empresa Setga en un tramo de Benito Corbal

15 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. Dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo de un ritmo circadiano relacionado con la luz». Esa es la primera definición de «ritmo circadiano» que salta si se teclea en un buscador de Internet. Y esa es la filosofía con la que Setga, una de las empresas pontevedresas con mayor proyección internacional, impulsa una nueva generación de luminarias urbanas bautizadas como «Sistema Circadionic».

Se trata de luminarias que «regulan de manera automática el flujo luminoso y el cambio de temperaturas de color, desde luz cálida de un aspecto anaranjado hasta una luz neutra, con un blanco más puro. Estos valores varían gradualmente desde el encendido en el atardecer hasta el apagado al amanecer, con patrones que aportan la luz necesaria para cada momento». Es decir, que la iluminación urbana se van adaptado gradualmente al flujo vital de los ciudadanos, a sus ritmos circadianos.

Efecto PO

El sistema está en fase experimental y está siendo probado, a modo de experiencia piloto, en Pontevedra. En colaboración con el Concello y enmarcado en el Efecto PO2 -el programa municipal para poner en valor los beneficios ambientales del modelo urbano-, la empresa ha instalado ya el sistema en el tramo peatonalizado de Benito Corbal, entre las calles Sagasta y Daniel de la Sota.