¿Piragüismo o alpinismo?

La altura de las escaleras de acceso al río Lérez dificulta el acceso de los deportistas, que tienen que salvar un alto desnivel con el barco a cuestas


pontevedra / la voz

No hay más que ver los nuevos escalones para pensar que cualquier piragüista se las ve y se las desea para poder acceder al Lérez. La reforma del puente de O Burgo incluye también una especie de acceso que ha convertido unas escaleras en un graderío inaccesible. La voz de alarma la han dado los deportistas del club Ría de Pontevedra, que de la noche a la mañana han visto como su disciplina es casi un deporte de riesgo.

A primera hora de la mañana un grupo de deportistas intentaban bajar para empezar a entrenar. Tienen cierto miedo ante el riesgo real de caerse con la piragua a cuestas. La altura de los escalones hace prácticamente imposible el acceso por la margen derecha del río. Tienen otra opción, pero con la bajamar es un lodazal en el que se entierran los pies y convierten el acceso en un espacio impracticable. «Había unas escaleras de piedra de un paso normal y ahora es un graderío que multiplicó la distancia», explica el entrenador y responsable del Ría de Pontevedra, Juan Costal, que reconoce que «lo sensato sería tener una meseta bien asentada para evitar las piedras que quedan también con la bajamar, facilitaría además el rescate de alguno en caso de que vuelquen».

Los piragüistas muestran a pie de escalera la dificultad de acceder con una piragua al río. No pueden hacerlo sujetando la embarcación porque corren el riesgo de lesionarse. Uno de los deportistas que habitualmente accede por este punto junto al puente de O Burgo, pide un cambio en la infraestructura. «Deberían haber ampliado los accesos al río, pero no así», comenta. Esta grada solo afecta a los palistas que van por libre y a los del Ría de Pontevedra. El CGTD y el Naval tienen accesos privados.

El Concello estudia alternativas

Ya se han puesto en contacto con el Concello en más de una ocasión para tener una respuesta sobre cómo se podría salvar esta dificultad. Desde el departamento de Tino Fernández explican que están intentado buscar una solución al problema detectado por los palistas. «Este jueves estuvieron los técnicos municipales a pie de obra barajando varias soluciones y en pocos días habrá unas respuesta consensuada con los clubes para solucionarlo».

Desde la concejalía de Deportes reconocen que esta obra no tiene una «salida fácil». Y es que Fernández reconoce que hay «dos problemas. Por un lado, la altura de las gradas que dificulta la bajada y por otro, el acceso directo al río, ya que la corriente en ese punto es bastante fuerte». Ahora son los técnicos municipales los que buscan una solución, que podría pasar por colocar escalones intermedios, que salven una distancia tan exagerada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Piragüismo o alpinismo?