Pontevedra / La Voz

Pocos cambios en el Pontevedra que este domingo sumó su cuarta victoria consecutiva, la segunda bajo las órdenes de Carlos Pouso, que debutaba en Pasarón, ante su afición. No pudo tener mejor comienzo. Victoria contundente, pese a la escasez de ocasiones, en su puesta de largo con un equipo casi idéntico al que saltó en Las Rozas. El único cambio es que Pol Bueso se quedó en el banquillo por Santi Figueroa y tiró de Campillo en el lateral izquierdo como estuvieron trabajando toda la semana.

Apenas hubo ocasiones en la primera parte, puede decirse que la primera llegada seria del Pontevedra a la meta de Javi Porrón inauguraría el marcador en el minuto 20 de juego. Una falta de Trabanco fuerza un saque de falta de Álex Fernández que da en la barrera y pasa de largo por Jaouad hasta los pies de Adighibe, quien dispara cruzado y raso subiendo el primero de la tarde. Apenas hubo más oportunidades para los granates que intentaron controlar el partido ejerciendo la presión desde atrás a un Marino de Luanco, que tampoco conseguía sorprender a Edu bajo palos. Mucho juego horizontal y poca agresividad por parte de ambas escuadras unido a algún intento fallido que se paseó por el área granate marcó el paso del tiempo. Diez minutos después de marcar, un remate de Álex Fernández tras un centro de Álvaro Bustos se desvanece por encima del larguero.

El Pontevedra fue determinante cuando tuvo la ocasión y se fue al descanso con el marcador a su favor, pese a la falta de ocasiones clara. A la vuelta de vestuarios comenzaría la salsa en la casa granate después de un arranque algo frio. Un pase largo de Bustos al que no llega Adighibe a punto estuvo de ser el segundo de los chicos de Carlos Pouso, que se fueron creciendo a medida que corrían los minutos. Una lesión de Sana forzó el primer cambio por Mejía, que acabaría siendo uno de los protagonistas de la tarde, junto a Pedro Vázquez por Álex González.

El Pontevedra tomaba cada vez más el mando de un partido al que le seguía faltando agresividad, pero que acabaría haciendo suyo en la recta final del encuentro. Igual que ocurrió hasta ese momento no hicieron falta muchas ocasiones porque las que llegaban entraban. Un lanzamiento de falta de Álex Fernández que se va por el larguero marcaba el camino, al igual que Edu salvó un saque de córner de los chicos de Oli con los once metidos en el área grande.

En el minuto 80 de juego se marcaría el punto de inflexión del encuentro con la expulsión de Trabanco por doble amarilla tras arrollar a Adighibe. El Marino de Luanco se quedó con diez en el terreno de juego y poco a poco fueron desapareciendo bajo la presión granate. Pouso optó por un final más ofensivo sacando a Javi Pazos por delante de Adighibe. Solo dos minutos después Mejía estrenaba su cuenta particular con el Pontevedra con un disparo cruzado que le valió una tarjeta amarilla por celebrarlo con la grada. Entró tras la lesión de Sana y dio la talla en le mediocampo abriendo más el encuentro. 2-0 en el marcador y el partido roto. Todo se ponía de cara para la victoria. Los granates jugaban ya solo en campo contrario y con el tiempo de descuento agotado, Pedro Vázquez centraría a Álex Fernández, que remata de cabeza para poner el mejor colofón al partido. Gol y final. El Pontevedra ganaba 3-0 y marcaba por cuarta semana consecutiva cuál es la línea que quiere seguir.

La victoria deja los puntos en casa y a los granates a tres puntos del play off. Doce puntos de doce.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Pontevedra golea y encadena cuatro victorias consecutivas