Los autocuidados, mejor herramienta para evitar el síndrome del cuidador

La enfermera Carmen Hevia incidió en los derechos olvidados que tiene esta figura


pontevedra / la voz

En las Charlas Saudables 2019 tocó hablar ayer de cómo cuidar al cuidador. Esa fue la temática de la cuarta ponencia del ciclo que organizan La Voz de Galicia y el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. Un foro en el que ya se han abordado los medicamentos de uso humano, los hábitos cardiosaludables y el dolor de espalda en niños.

Coidar ao coidador fue el título de la charla que impartió la enfermera de Oncología del Chop María del Carmen Hevia Pardo (Pontevedra, 1970). Una profesional con amplia experiencia que también trabajó en los servicios de Medicina Interna y la unidad de Paliativos. ¿Cuál fue su mensaje central? Los autocuidados. Que el cuidador, sea o no profesional, tiene que pensar también en él para evitar caer en el llamado síndrome del cuidador, que son alteraciones físicas, psíquicas y emocionales al verse superado por una situación de sobrecarga. Esos autocuidados permiten tener «más control, serenidad y mayor capacidad resolutiva ante una situación que se complica».

La enfermera aludió a que cuidar, ya sea a una persona joven o mayor, se debe ver como algo bonito dentro de lo posible para poder hacerlo con cariño. Los impactos de cuidar pueden afectar, eso sí, al área familiar, laboral, económica, al tiempo libre, a las relaciones sociales, al estado de salud y de ánimo. Por ello, Carmen Hevia hizo hincapié en la necesidad de organizarse, planificarse y, sobre todo, pedir ayuda y estar alerta. «La carga compartida es menos carga. Hay que recurrir a la ayuda de la familia, de amigos, de profesionales sanitarios, pero también a ayudas técnicas (como camas, sillas de ruedas o grúas) y adaptaciones del hogar», subrayó.

En el caso especialmente de enfermedades degenerativas como el alzhéimer u otras demencias, hay que poner en práctica, dijo, dos habilidades sociales: la empatía y la escucha activa. Recurriendo a su experiencia personal, Carmen, que durante catorce años fue la cuidadora principal de su padre con demencia, apuntó que no se debe intentar razonar con el enfermo. Y tiró de anécdota. «Mi padre a las cuatro de la mañana quería ir al Ayuntamiento. ¿Qué hice una noche? Me vestí, cogí el coche y lo llevé. Como vio que estaba cerrado se convenció y se quedó tranquilo». Las conductas violentas, como la agresividad y las obsesiones, junto al insomnio, la incontinencia y la movilización son muchas veces cuestiones del día a día del cuidador. «No se debe discutir con el enfermo, no hay que intentar razonar con él y nunca avergonzarse».

Incidió en que los cuatro pilares de los cuidados son el bienestar físico, una vida saludable, un apoyo emocional y un equilibrio anímico. «Los cuatro son imprescindibles. Si yo no me cuido todo se va al garete». Aseguró que hay cuidadores que fallecen antes que la persona a la que cuidan. Instó a los cuidadores a ponerse límites, a decir que no, a no asumir lo que no les corresponde y a pedir ayuda. ¿Dónde? Los centros de día y las asociaciones son un gran apoyo que hace años no existía. Sí reconoció que las ayudas económicas de las Administraciones son pocas y muchas veces llegan tarde, en alusión a la Ley de Dependencia.

¿Saben cuidar los hombres? o ¿Hay centros de noche en España?

 La charla de Carmen Hevia, que moderó Eugenio Giráldez, concluyó con preguntas del públicos. Estas fueron algunas de las casi veinte formuladas y las respuestas de la enfermera. 

¿Qué hay que hacer cuando se tiene el síndrome del cuidador? Hay que no llegar a tenerlo, darse cuenta antes. Si ya se tiene acudir a un médico para intentar frenar esa situación. 

¿Saben cuidar los hombres? ¿Por qué el peso sigue recayendo en las mujeres? La mujer siempre se adelanta, pero hay hombres que cuidan tan bien o mejor. Estamos rompiendo con esos tópicos y hay que involucrar más a los hombres.  

¿Hay centros de noche en España? Sí los hay. En Galicia contados, pero los hay. Son centros privados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los autocuidados, mejor herramienta para evitar el síndrome del cuidador