Cien días de calma para el gobierno local

El bipartito no ha sufrido gran desgaste en el arranque del mandato, con una oposición que busca su lugar


Pontevedra / la voz

El pasado 13 de junio, solo veinte días después de las elecciones municipales y a apenas cuarenta y ocho horas de la sexta investidura de Miguel Anxo Fernández Lores como alcalde, BNG y PSOE sellaron de manera casi exprés el acuerdo para gobernar Pontevedra hasta el 2023.

Mañana, lunes, cumple cien días ese gobierno bipartito, que comenzó a trabajar el 15 de junio. Normalmente esos cien días son el período «de gracia» que se concede a los gobiernos, pero en el caso de Pontevedra, con un alcalde que supera los 7.300 días en el cargo (desde junio de 1999), no ha habido tal. Tampoco se esperaba.

El propio Lores aseguró esta misma semana que está satisfecho con su gobierno. Con «todo» el gobierno, incluyendo por igual a sus diez compañeros del BNG y a los cuatro del PSOE. «Estou contento porque vexo que todo o goberno está ilusionado, ten interese, está activado. E iso é moi importante para que a cidade siga avanzando», afirmó.

También el socio de gobierno hace un balance positivo. El teniente de alcalde, el socialista Tino Fernández, también pone nota alta a la actividad de sus compañeros en este primer tramo del mandato, en el que desde las competencias asumidas por los ediles del PSOE se lanzaron ya medidas impactantes como la voluntad de trabajar para levantar la cubierta del río Gafos en Campolongo. Fue el concejal de Desenvolvemento Sostible, Iván Puentes, el encargado de declarar tal iniciativa como «objetivo prioritario» para el mandato.

En estos cien días, Pontevedra también estrenó, de momento con gran éxito, el nuevo Espazo Gastronómico del Mercado. En este caso, aunque la gestión inmediatamente previa a la inauguración le correspondió a la socialista Gloria Blanco, esta heredó el trabajo realizado durante el anterior mandato por Anabel Gulías (BNG).

Dos borrones

Precisamente, Blanco protagonizó en estos primeros cien días de mandato uno de los borrones del nuevo gobierno bipartito: el amago de cierre del mercadillo de antigüedades de la calle Sierra, en el que hubo más rectificaciones desde el gobierno local que certezas y que, de momento, sigue funcionando en una situación igual de precaria que hace seis meses y pendiente de regulación.

No fue Blanco la única que emborronó en algún momento de estos cien días al gobierno local. Todavía resuena la sorprendente declaración de Carme da Silva (BNG), que pese a su veteranía en el gobierno y eficacia como responsable de Festas, se metió en un insólito charco al afirmar que para muchos menores de edad, asistir a las «peñas» es «un premio dos seus pais polas boas notas».

Esos excesos que padece la ciudad durante los días de «peñas» fue uno de los principales argumentos esgrimidos por el PP para hacer oposición durante los primeros cien días del mandato. Pese a que esas criticas son flor de un día (o de dos), el principal partido de la oposición hizo bandera de él, como suele hacer todos los años. Y como suele pasar año tras año, el gobierno local restó trascendencia a los esas jornadas en las que el botellón vuelve a campar a sus anchas por Pontevedra. El año próximo, volverá la polémica. Y durará un día (o dos).

Oposición

El PP también salió escaldado de su primer intento por sembrar discrepancia en el bipartito, cuando llevó al pleno de julio una moción sobre las vías sanitarias. La normativa que rige los plenos provocó que una enmienda de los socios de gobierno diera al traste con las aspiraciones del PP, que volverá a intentarlo en la próxima sesión con otra moción sobre la basura en la que se alude a un tema que fue bandera del PSOE durante la campaña electoral: la proliferación de ratas en la ciudad.

Tampoco tuvo un buen estreno plenario el único concejal de Ciudadanos, Goyo Revenga, cuya moción sobre los incidentes den el desfile del Orgullo en Madrid pinchó en hueso. Con ocho de los diez integrantes de la oposición nuevos en la corporación, PP y Ciudadanos parecen estar todavía buscando su lugar de cara al resto del mandato.

Noticia de Madrid

En estos cien días también hubo gestión municipal, y anuncios de fuertes inversiones. Como la licitación de la reforma de Loureiro Crespo y O Castañal, los dos millones que se invertirán en el servicio de Bomberos o el inicio de obras de abastecimiento en Mourente (4,6 millones).

Con todo, la mejor noticia que recibió Pontevedra en estos cien primeros días del mandato llegó de Madrid: la licitación de la ampliación del paseo litoral a Marín. Sin carril bici, pero es una noticia muy esperada.

El mayor borrón

del bipartito han sido los bandazos con el mercadillo de antigüedades

La polémica

sobre las «peñas» duró lo mismo

que la fiesta:

un día o dos

La mejor noticia para Pontevedra llegó desde Madrid: la licitación del paseo litoral a Marín

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Cien días de calma para el gobierno local