«Es una buena fiesta para los niños, para despedir el verano», afirma Eduardo mientras contempla cómo su hija June se sumerge en la espuma. Como él, muchos son los padres que ayer decidieron acercarse al Pazo de Mugartegui para despedir el verano por todo lo alto con la Festa da Espuma, el gran evento de la Festa Volta ó Cole que, un año más, volvió a llenar el centro histórico de Pontevedra con una amplia variedad de actividades que hicieron las delicias de los más pequeños.

El cielo gris que ayer lucía Pontevedra no impidió que una multitud de padres enfudasen a sus hijos en sus bañadores de playa y los acercasen a la Plaza da Pedreria. «El frío a él no le preocupa», cuenta Sandra, que acudía con su hijo por primera vez a la Festa. «Nosotros somos de Monteporreiro y no solemos participar en las actividades del centro de Pontevedra, pero me lo comentó una amiga y hemos venido», explica, destacando que se lo están pasando «genial» y que su hijo está «entregado». Como ella, Alexandre también venía por primera vez a la fiesta. Lo hacía con la pequeñísima Mara, que acompañada de su madre jugaba a coger y saltar encima de la espuma. «Estábamos por aquí, nos enteramos de que había esto y venimos», nos cuenta. «Está muy bien, está muy divertida», añade, sonriendo.

La Festa da Espuma fue la gran actividad de la jornada, pero no fue la única. Al contrario, el CCU Zona Monumental llenó las calles pontevedresas de un gran abanico de actividades. Talleres de graffiti y pintacaras, una ludoteca creativa, una pista americana hinchable y un rocódromo hinchable de ocho metros completaron esta fiesta que con los años ha acabado por convertirse en una cita clave para los más pequeños de la ciudad. «Hemos venido varios años, aunque no seguidos», nos decía Elena, una habitual de este evento junto a su hija Sara, de siete años, que disfrutó de la espuma y los hinchables. «Ellos lo pasan genial», añadía, y las risas de los pequeños daban fe de ello.

Hinchables en las calles. Una gran pista americana multiaventura, situada en la Calle Sierra, y un rocódromo hinchable de ocho metros, elevado en la Plaza de Curros Enríquez, fueron dos de las atracciones estrellas de la Fiesta. Los más pequeños pudieron divertirse a lo grande con estas atracciones, antes de sumergirse en un buen baño de espuma

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Despidiendo el verano por todo lo alto