Cereixa se sitúa ya entre las mayores necrópolis medievales de Galicia

Los últimos hallazgos agrandan el valor del yacimiento de A Pobra do Brollón

Exhumación de una sepultura medieval en la última campaña arqueológica llevada a cabo en el castro de San Lourenzo, que concuyó la semana pasada
Exhumación de una sepultura medieval en la última campaña arqueológica llevada a cabo en el castro de San Lourenzo, que concuyó la semana pasada

monforte / la voz

Las últimas excavaciones arqueológicas realizadas en el cementerio medieval del castro de San Lourenzo de Cereixa, en A Pobra do Brollón, pusieron al descubierto más sepulturas, elevando a sesenta el número total de enterramientos encontrados hasta ahora. Con ello, el yacimiento se sitúa entre las necrópolis de la Edad Media más importantes halladas hasta ahora en Galicia. «No que respecta aos cemiterios situados en áreas rurais, o de Cereixa está sen dúbida entre os maiores», señala Xurxo Ayán, director técnico de las excavaciones. Otras necrópolis gallegas de esa época que están ubicadas en contextos urbanos -como la del subsuelo de la catedral de Santiago y la de la iglesia de Santa María de Pontevedra- contienen un mayor número de enterramientos, pero aun así la de Cereixa se encuentra ya entre las más notables de la comunidad, añade el arqueólogo.

En el territorio de la Ribeira Sacra solo se conocen por ahora otros dos yacimientos de este tipo. Uno de ellos es la necrópolis de Barxacova -en el municipio ourensano de Parada de Sil-, donde se exhumaron 35 sepulturas. «Pero nese lugar apareceron moi poucos restos humanos», indica Ayán. Solo cuatro de estos enterramientos contenían huesos. El otro yacimiento se encuentra en la parroquia de Proendos, en Sober, donde en los años 40 unas obras desenterraron fortuitamente unas tumbas medievales con los restos de tres individuos. Estas cifras son superadas ampliamente en Cereixa, donde se hallaron veinticinco tumbas con restos humanos, aunque solo en once casos se encontraban en buen estado de conservación.

Otros lugares

Tras los últimos hallazgos, por otro lado, el cementerio medieval de Cereixa ha alcanzado unas dimensiones similares -en cuanto al número de enterramientos- al del castro de Santa María, en el municipio lucense de Cervantes, donde se localizaron 63 sepulturas. Solo en algunos casos estas tumbas conservaban restos humanos.

La necrópolis de A Pobra do Brollón, asimismo, adquiere un especial valor en el conjunto de Galicia, donde solo hay una veintena de lugares en los que se hayan encontrado enterramientos medievales con restos humanos. Un estudio publicado en el 2016 por los investigadores Olalla López-Costas y José Carlos Sánchez Pardo indica que en muchos casos se trata de unos pocos individuos -como sucede en Barxacova y Proendos- y a veces de uno solo. Los hallazgos que superan la veintena de individuos son muy escasos y se han registrado en yacimientos como los de Adro Vello -en O Grove- y Ouvigo, en el municipio ourensano de Os Blancos. En este contexto de escasez general de restos biológicos, apunta Xurxo Ayán, los datos que se puedan extraer de los esqueletos del antiguo cementerio de Cereixa supondrán una importante aportación para el conocimiento de las condiciones de vida de las poblaciones medievales gallegas, sobre las que todavía se sabe muy poco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cereixa se sitúa ya entre las mayores necrópolis medievales de Galicia