«Buscaba equipo, pero mi corazón y mi cabeza me llevaban siempre al Pontevedra»

El delantero nigeriano desechó buenas ofertas para unirse a la «familia» granate


Puede decirse que los sueños de Adighibe son granates desde muchos antes de firmar su contrato con el club. Se tiñeron de ese color cuando el año pasado defendiendo la camiseta del Adarve le enchufó un rotundo 3-0 al Pontevedra. Ese fue el punto de partida de una relación que acabó con su fichaje el pasado julio. «Cuando acabó la temporada estaba buscando equipo y todos los días en la cama mi cabeza me llevaba a Pontevedra y mi corazón, también», comenta el delantero nigeriano, que asegura que la actitud de Edu y Álex González en aquel partido le demostraron que detrás de la rivalidad, había mucho más: «Estaba jugando con molestias y me dijeron ‘tranquilo, todo perfecto’, me decían. No pasa nada. Con otros equipos tienes malas sensaciones, pero con este fue muy distinto».

Sentado antes de empezar el entrenamiento en las gradas de Cerponzóns, el jugador reconoce que cuando llegó a España hace cuatro años no sabía lo que era Pontevedra, lo descubrió la temporada pasada cuando coincidieron en el mismo grupo.

Y cuando acabó la liga lo tuvo claro. El Adarve había descendido a Tercera y las ofertas le llovían, pero en su cabeza solo había lluvia granate. «Había otra opción y al final le dije a mi representante si veníamos aquí. Tenía muchos equipos de Segunda B», comenta, pero para demostrar esa buena sintonía que tiene que sus compañeros, recuerda que «el día que entré en el vestuario todos me trataron como si ya hubiese estado el año pasado, con bromas, llamándome ya pantera», explica Adighibe antes de comenzar la sesión antes de un fin de semana con los tres últimos amistosos antes de arrancar la liga.

En su cabeza está ahora el partido contra el Coruxo en O Vao. Como creyente que se confiesa, asegura que «hay que empezar fuerte, todos vamos con esa intención y con la ayuda de Dios saldremos con los tres puntos». Puntuar ese día es lo único que tiene en mente para seguir dando forma al sueño en el que vive. Por ahora ha marcado dos goles esta pretemporada, pero espera que su cuenta goleadora sea todavía mayor. La velocidad y fuerza son dos de las cualidades que le han traído a España después de jugar en la selección nigeriana. «Mi representante me dijo ‘Adighibe eres bueno, vamos a buscar equipo en España’». Después de esas palabras estaba jugando en el Leganés. De ahí pasó al Guadalajara, Atlético de Madrid, Cuenca y Adarve. Su quinto año es su quinto equipo. «El año pasado estuvieron cerca del ascenso, pero eso ya está olvidado, ahora hay que pelear aquí», advierte el delantero de 23 años.

En la muñeca luce una pulsera con unas frases en inglés que le recuerdan a su escuela de Nigeria. No se la saca nunca. Un buen amigo se la regaló cuando estuvo el verano pasado en su país y es parte de su identidad. Desde que es niño le da patadas a un balón y como la mayoría de los jóvenes de su país, algún día sueñan con jugar en España o Inglaterra. Él logró cruzar esa frontera deportiva y ahora lucha por poder cumplir otro sueño, esta vez personal. «Ojalá algún día consiga traer a mi familia, pero cuando pueda, la primera será la persona que está siempre en mi corazón, mi madre», reconoce Uzochukwu Adighibe antes de que Luismi los llame para empezar la segunda sesión de este miércoles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Buscaba equipo, pero mi corazón y mi cabeza me llevaban siempre al Pontevedra»