«Empecé la guardia en A Parda, me llamaron y me tuve que ir a Baltar»

El testimonio de un médico de un PAC revela las condiciones en las que trabajan

Imagen de archivo del centro médico de A Parda
Imagen de archivo del centro médico de A Parda

pontevedra / la voz

La plataforma PACs en Pie de Guerra lo viene denunciando este mes de forma reiterada. Aunque el personal de las urgencias extrahospitalarias puso fin a una huelga de 200 días el pasado 17 de julio, más allá de ese conflicto laboral persisten unas condiciones de trabajo que están llevando a los trabajadores «al límite». La falta de médicos sustitutos y de voluntarios para cubrir guardias sin cobertura este verano en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés ha forzado al Sergas a hacerlas obligatorias.

Un facultativo eventual ha accedido a contar su testimonio a La Voz. Ocurrió este miércoles. El médico Eduardo Díaz Sanisidro, que trabaja en las urgencias extrahospitalarias desde que acabó la residencia en el 2009, tenía en su calendario una guardia de 17 horas en el punto de atención continuada (PAC) de A Parda, en Pontevedra. El turno que tenía era de 15 horas a 8 horas del jueves. Por necesidades asistenciales recibió una llamada a las 22.30 horas del miércoles para que se desplazara al PAC de Baltar, en Portonovo (Sanxenxo). «Me llamaron y me dijeron que me tenía que ir a Baltar. Había un descubierto o varios y es obligatorio. No es que hubiera una situación puntual de emergencia, es algo que empezó hace dos años en el área sanitaria de Vigo y ahora también se hace en la de Pontevedra», explica el facultativo.

Con ese cambio, en el PAC de A Parda se quedó un único médico y él se fue a reforzar las urgencias extrahospitalarias de Baltar, a más de veinte kilómetros de la capital.

«Le pedí al directivo que me llamó que me mandara por escrito la orden, más que nada por si me pasa algo en el trayecto. Cogí mi coche porque era la alternativa más rápida y me fui», relata Eduardo Díaz. Este médico expone que puede entender los argumentos de la Administración sanitaria si hay facultativos suficientes en un centro de salud y la marcha de uno no altera en exceso a la asistencia, pero no si eso conlleva mermar un PAC para reforzar otro. En este caso concreto, la distancia al hospital y la mayor población de Sanxenxo en verano eran los argumentos.

A Eduardo Díaz nunca le había pasado lo de este miércoles, sí a otros compañeros. «Con esta planificación incorrecta sabemos dónde empezamos la guardia, pero no dónde la terminamos y eso sí que es grave. Esta situación genera inseguridad, estrés y frustración, además de hacer imposible la conciliación familiar», subraya. ¿Con qué volumen de pacientes acabó su guardia, que empezó en Pontevedra y concluyó en Sanxenxo? «Tuve 50 asistencias, cuando el propio pliego dice que cada facultativo no debe superar una presión media de 30 urgencias por guardia».

Desde la plataforma PACs en Pie de Guerra se acusa a la Xerencia de la EOXI de jugar al ajedrez. «De seguir así, todos sus peones caerán», auguran. Exigen que se estudien otras opciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Empecé la guardia en A Parda, me llamaron y me tuve que ir a Baltar»