2005: La polémica de las minimotos


Como hoy los patines eléctricos, hace catorce años causaban furor las denominadas minimotos que funcionaban con motor de combustión. Tal era la demanda que vendedores ambulantes, en principio, sin autorización alguna, se apostaban en los principales accesos a Pontevedra para comercializar estos vehículos.

Pronto surgieron las primeras voces que alertaban de la existencia de que muchos de estos aparatos estuviesen contraviniendo la normativa, ya que existían sospechas de que muchos de ellos carecían de marcado CE o que se vendían sin las correspondientes instrucciones y advertencias de seguridad en castellano.

Lo cierto es que, de igual manera que llegó, la moda se terminó tras el verano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

2005: La polémica de las minimotos