Piden que se recupere un edificio para dotar de más espacio al CEIP Álvarez Limeses

El colegio quiere impulsar un proyecto para disponer de aula de psicomotricidad para los alumnos de infantil


pontevedra / la voz

El proyecto no es nuevo, pero la comunidad educativa del CEIP Álvarez Limeses de Pontevedra quiere darle impulso aprovechando el inicio de un nuevo mandato. La iniciativa persigue la recuperación del antiguo edificio de las viviendas de maestros, pegado al centro educativo. Se trata de un inmueble que está abandonado y en ruinas por dentro y que, si hay acuerdo para su rehabilitación, permitiría a este colegio de la ciudad ganar nuevos espacios para ampliar y mejorar servicios.

Lo explica la directora del centor, Aurora Cañizares. «Lo que vamos a hacer es hablar con el Concello y con la Xefatura Territorial de Educación para solicitar la recuperación del edificio como se hizo en su día con el otro inmueble, que hoy alberga el comedor escolar», señala.

Asumen que es un proyecto que conllevará una importante inversión y que, al tratarse de una obra nueva, el peso de los fondos los tendría que aportar la Consellería de Educación. Lo que busca la comunidad educativa del Álvarez Limeses es que se implique también el Concello, ya que el edificio es ahora de su propiedad tras ser desafectado.

Si se materializa el acuerdo entre Administraciones, el equipo directivo del colegio tiene claro cuál sería el destino de ese inmueble: un aula de psicomotricidad para alumnos que cursan educación infantil. Aurora Cañizares subraya que uno de los problemas que tiene el Álvarez Limeses es que es un centro con casi 60 años de antigüedad y que no tiene un hueco vacío y no se pueden hacer desdobles de aulas.

«Tenemos un solo gimnasio y no nos dan las horas. Así que los alumnos de 5º y 6º de primaria tienen que hacer gimnasia en el patio para que vayan los de infantil. Si pudiéramos incorporar ese espacio del edificio de las viviendas de maestros también podríamos cambiar de sitio la biblioteca o el aula de informática, con lo que liberaríamos algún espacio para habilitar las llamadas aulas de convivencia», apunta la directora. Esas aulas de convivencia no son aulas de castigo, como se tiende a pensar muchas veces, sino espacios para afrontar problemas conductuales cada vez más frecuentes en niños con necesidades educativas especiales. Durante el pasado mandato se iba a llevar a cabo una reunión a cuatro bandas -dirección, ANPA, Concello y Xefatura de Educación- para abordar la necesidad de este proyecto, pero finalmente no fue así. La asociación de padres de alumnos quiere que se solucione el foco de insalubridad que supone el estado de ese edificio al lado del colegio. «Está abandonado, con las ventanas tapiadas, solo sirve para pegar carteles y para que de vez en cuando se cuele alguien. Además de que en su día albergó un palomar gigantesco», sostienen.

¿Cuánto costará rehabilitar el edificio? Desde el colegio indican que no tienen hecho el cálculo pero será una obra costosa. En su día recuperar el edificio para el comedor conllevó una inversión de 350.000 euros. La Xunta ha invertido fondos para renovar suelos y cuartos de baño del colegio, en el que estudiaron el pasado curso un total de 450 alumnos de infantil y primaria. El de Joaquín Costa es uno de los centros más demandados de la ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Piden que se recupere un edificio para dotar de más espacio al CEIP Álvarez Limeses