pontevedra / la voz

Cuando ayer le preguntabas a Aurelio Gay si recordaba aquel 27 de junio de hace 15 años, era capaz de relatar lo vivido en la temporada completa. «Fue inolvidable, me encontré un equipo con mucho talento y les propuse un estilo de juego muy ofensivo y lo aceptaron muy bien, es un orgullo echar la vista atrás», reconoce el que fuera entrenador del Pontevedra cuando el equipo ascendió a Segunda. Hacía 27 años que no lo conseguía y ahora han vuelto a pasar otros 15 . La victoria por 3-0 al Lorca hizo estallar Pasarón el 27 de junio. Al día siguiente, las calles llevaron en volandas al equipo y tal día como hoy, la ciudad despertaba de una resaca futbolera de 48 horas.

El gol de Xaco y los otros dos de Javi Rodríguez quedaron en la memoria colectiva del viejo Pasarón, aunque este último haya dejado a un lado el fútbol. Regresó a Cornellá y allí trabaja en un negocio familiar. «Ya solo veo los partidos de mi hijo», explica al otro lado del teléfono en el aniversario de una gesta que escribió una de las páginas más importantes de la historia del club. Pese a vivir desconectado del deporte, el que fuera pichichi con el Pontevedra dos años seguidos fue uno de los jugadores determinantes en ese equipo de talento. Hace memoria y sí que recuerda su etapa en la ciudad. «Fueron tres años maravillosos, Pontevedra fue el sitio donde más disfruté de mi carrera, recuerdo a mis compañeros y el ascenso», comenta Javi Rodríguez, que tras enterarse del fallecimiento de Arturo Navas le envía el pésame a la familia.

Aurelio Gay recuerda como la ciudad vivía volcada con el equipo esa temporada y ahora que acaba de fichar por el Espanyol B espera encontrarse con el Pontevedra en un play off. «Creo que esta temporada venían de un curso complicado, pero si mantienen la base, este año es el que darán el salto de calidad, en poco tiempo deberían estar en Segunda otra vez, solo tienen que apuntalar algunas posiciones, quizás les haya faltado gol», señala el míster, que hasta ahora estuvo enseñando a la cantera de uno de los clubes más fuertes de China, pero «tenía ganas de volver a la competición». Gay confía en Luismi para que devuelva el equipo a la misma gloria a donde él lo llevó hace 15 años. Entonces estaba en la presidencia Nino Mirón, Fernández Lores ya era alcalde y Teresa Casal, teniente de alcalde de una ciudad que el 28 de junio desbordó la plaza de España para esperar al autobús en el que viajaba el equipo de Tonino, capitán ese año. Era de las primeras veces que el alcalde se refería al nuevo Pasarón.

El Pontevedra del 2004 recordaba al del Hai que roelo, trajo su espíritu casi medio siglo después y volvió a llevárselo con la misma celeridad. En la misma fecha pero de hace cuatro años, los granates vivían otro ascenso, el de los infiernos de Tercera. Todavía hoy quedan jugadores de los que hicieron eso posible y dejaron este año al equipo a las puertas del play off. «Subir cuesta, pero una vez que se logra, lo importante es ser capaz de mantenerlo», sentencia José Aurelio Gay, que perdió la pista de todos esos chavales de «talento» que llevaron a Pontevedra a cumplir su sueño deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Quince años del ascenso a Segunda