«Queremos un puesto fijo para toda la vida y para tener un mejor horario»

Cecilia, Xiana, Carlos y Verónica relatan cómo afrontan la preparación de dos oposiciones


pontevedra / la voz

Hacen un alto en el estudio y reciben con una sonrisa. Xiana Moreira, Carlos Pais, Verónica Rosales y Cecilia de los Santos comparten desde hace meses preparación para dos oposiciones, la de celador del Sergas y la de ordenanza de la Xunta. Los cuatro tienen alguna discapacidad intelectual y aspiran a ser funcionarios.

¿Por qué?, se les pregunta en una sala de la sede de Down Xuntos, en Pontevedra. «Queremos un puesto fijo para toda la vida y para tener un mejor horario». Así lo resume Carlos Pais, pontevedrés de 34 años al que le encanta el mar. Él tiene claro que no va a parar hasta conseguir una plaza. Si no es esta vez, será la próxima, sentencia. Coinciden en que tener un buen trabajo y ser independientes es la verdadera inclusión social.

Los cuatro llevan estudiando el concurso oposición para celador desde finales del 2018. Aprobaron el primer examen y este sábado por la tarde tenían el segundo. «Estamos en la fase final de repaso», matiza Carlos. José Rosendo es el profesor que los prepara en el Espacio Arroelo. En Down Xuntos trabajan en la oposición libre de ordenanza, cuyos exámenes serán a partir de septiembre. Para la de celador hay 30 plazas en toda Galicia para personas con discapacidad intelectual. Para la de ordenanza, 24.

El estudio exige constancia. Lo saben e intentan no decaer. Aunque hay días mejores que otros, están bastante satisfechos con el trabajo acumulado. Xiana, la más joven del grupo con 25 años recién cumplidos, trabajó de auxiliar de producción en Matriuska durante dos meses. «Me encargaba del papeleo, de recados durante el rodaje de dos películas, ¿Qué hicimos mal? y A media voz», relata Xiana. El sueño de esta joven de Cerdedo-Cotobade es independizarse e irse a vivir a Pontevedra para no depender tanto del autobús. Le gustan las mascotas, tiene un perro y un gato, y estar con amigos y familia. Ve factible aprobar.

El programa de la oposición de celador incluye cinco temas sobre administración y el resto de ámbito hospitalario. «En algunas cosas el temario de las dos oposiciones coincide, porque damos la Constitución Española», cuenta Verónica, de 34 años y natural de Marín. Ella, que vive sola y tiene pareja, trabaja con un contrato indefinido en Carlos Conde Peluquerías. «Soy ordenanza de almacén». Los cuatro prefieren aprobar la oposición de celador que la de ordenanza. Y eso es así aunque se tuvieran que ir a trabajar fuera de la ciudad.

Cecilia, pontevedresa de 34 años, también tiene un contrato indefinido en Arroelo. Lo que le gusta es «andar con el ordenador, las clases de zumba y las manualidades», en especial, hacer pendientes y ganchillo.

Solo tienen buenas palabras para sus preparadores, tanto en Arroelo como en Down Xuntos. «Hay que darles las gracias por ayudarnos», subraya Carlos, que compagina prácticas de trabajo con el estudio. En su caso se forma como operario de jardines en la empresa Ferrovial. «Trabajo por las mañana y por las tardes estudio las oposiciones y también hago actividad física en el Teucro». La suya es una familia plagada de sanitarios. Desvela que tiene una hermana psicóloga y otra estudiante Medicina, además de un tío celador, un padre médico anestesista y una madre auxiliar. «Si apruebo lo celebraré con la familia e invitaré a mis padres a tomar algo». Xiana añade que ella lo celebrará dos veces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Queremos un puesto fijo para toda la vida y para tener un mejor horario»