Lores, ante su sexta investidura: «Non hai lugar para a relaxación»

El nacionalista renovó la alcaldía con el apoyo del PSOE


Pontevedra / La voz

Alcalde de Pontevedra desde 1999 e investido ayer por sexta vez con una amplia mayoría, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), arrancó el mandato con un toque de atención a su nuevo equipo de gobierno: «Non hai lugar para a relaxación ou o conformismo (...) Temos que seguir avanzando. Cara afora, para lograr consolidar mundialmente a marca Pontevedra; cara dentro, para dotarnos de solucións avanzadas e novidosas».

Lores gobernará los próximos cuatro años en coalición con el PSOE, que aporta cuatro ediles al nuevo gobierno local. No es una situación nueva para el nacionalista, que ya pactó con los socialistas en tres mandatos anteriores (2003, 2007 y 2011).

El pleno de investidura estuvo marcado por la ruidosa presencia, en el exterior del Teatro Principal de Pontevedra, de un nutrido grupo de trabajadores de Ence, la pastera cuya fábrica en la ría está pendiente de una resolución judicial sobre la prórroga concedida en el 2016.

En este marco, Lores subrayó que Pontevedra está ante «un novo ciclo». En su discurso insistió en que «soportamos as peores consecuencias dunha industrialización tardía con escasos beneficios, e comezamos tamén con atraso o tránsito a unha cidade post-industrial» que a pesar de tener «pendente o traslado da Celulosa», asegura que se ha ido completado «con tanto éxito que levou a Pontevedra a ser un referente mundial neste tipo de cidades de servizos, de innovación, de economía creativa, de calidade urbana».

Ahí enfatizó que el modelo urbano, «famoso e recoñecido, aceptado e demandado pola sociedade», constituye «a plasmación en clave progresista, de cohesión social e de confianza nas nosas posibilidades, deste ciclo de tránsito á cidade actual con elevada calidade de vida».

No obvió en su discursos los retos «grandes e ilusionantes» que tiene por delante Pontevedra: desde adaptar la maquinaria administrativa «aos novos tempos» hasta la revolución que prevé en os ámbitos de los residuos urbanos o el transporte.

Rematada la investidura, Lores celebró una junta de portavoces y reunió a su gobierno y firmó la delegación de áreas entre los concejales de BNG y PSOE.

Así es Lores, alcalde de Pontevedra: El médico que puso a los pontevedreses a andar

S. barral

Llegó a la alcaldía en 1999 y ahí sigue, rigiendo una ciudad a la que ha cambiado el destino

Miguel Anxo Fernández Lores (Vilalonga, 1954), es el artífice del milagro del BNG en Pontevedra. Del idilio entre una ciudad que hace veinte años sufría un cierto aburguesamiento, y un alcalde nacionalista. En los años 80 y 90 del siglo pasado, muy pocos hubieran apostado por que la capital de las Rías Baixas tendría un regidor de izquierdas y mucho menos bloqueiro. Lores llegó a la alcaldía cuando el siglo moría, en 1999, y ahí sigue, rigiendo la política municipal de una ciudad a la que él ha cambiado el destino.

Entonces se podía pensar que un alcalde nacionalista en Pontevedra era poco menos que una anomalía. Hoy, veinte años después y cuando acaba de iniciar su sexto mandato, nadie pone en duda que su gestión ha transformado a la ciudad, que ha devuelto a los pontevedreses el orgullo de serlo y que ha situado a Pontevedra en el mapa no solo gallego y nacional sino también internacional, con premio de la ONU, en Dubái, en China, en Nueva York, en Hong Kong, en México....

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lores, ante su sexta investidura: «Non hai lugar para a relaxación»