Lourdes Domínguez: «Ahora disfruto más de la vida»

Después de triunfar jugando al tenis, está feliz entrenando a la promesa española Aliona Bolsova


Lourdes Domínguez (Pontevedra, 1981) lleva un año moldeando a Aliona Bolsova hasta convertirla en la revelación de Roland Garros, donde cayó en octavos de final frente a Anisimova. Volver a París no le ha provocado nostalgia, si acaso echa de menos competir. Sigue viviendo en Barcelona, aunque se sacude la morriña viniendo a Pontevedra para descubrir cualquier nuevo rincón. Después de llegar al puesto 40 del ránking en su etapa de jugadora, se distrae jugando al fútbol con amigas.

-Acaba de llegar de Roland Garros para tutelar a Bolsova, ¿echa de menos la pista?

-No, después de dos años de descanso desde que me retiré, estoy tranquila, he cambiado ya el chip y al final no echo de menos jugar, quizás un poco competir. Pero el día a día de entrenar y jugar, ya no. Ahora me gusta solo entrenar.

-¿Entrenar o ser entrenada?

-Cuando era jugadora, el tenis te da cosas que no las vuelves a repetir nunca más porque eres tú el que lo está haciendo, pero cuando eres entrenadora y ves que las cosas van saliendo, es muy agradecido.

-Vive en Barcelona, ¿se queda ahí o prefiere Pontevedra?

-Cada ciudad tiene sus cosas, en Barcelona llevo muchos años, pero la tierra siempre es la tierra y tengo ahí a casi toda mi familia. Cada vez que tengo un hueco me escapo porque me encanta.

-¿Dónde no la encontraríamos nunca en Pontevedra?

-¿Dónde, no? La verdad es difícil decir un sitio porque me encanta estar en todos los rincones y descubrir cosas nuevas, o sea que sería difícil que no me vieseis en algún sitio, sobre todo nuevo.

-Ha devuelto la pasión por el tenis a Aliona Bolsova, ¿cuánta parte de culpa tiene en su resurgir?

-Ella es una jugadora que siempre ha tenido un gran potencial desde que era joven, siendo júnior fue de las mejores del mundo y tuvo unos años un poco complicados, pero el año pasado decidió que quería ser tenista profesional y nos hemos puesto manos a la obra. Hemos trabajado mucho en silencio y le ha dado duro durante todo este año, al final los resultados han salido.

-¿Quién buscó a quién, fue usted a Aliona Bolsova o al revés?

-Tengo una socia, somos dos entrenadoras, ella también era tenista y ente las dos entrenamos a Aliona. También tenemos a otra chica, Guiomar Maristani. Mi socia, Ana Alcázar, ya la había entrenado hacía unos años, antes de irse a Estados Unidos. El año pasado, Ana y yo queríamos montar algo juntas y en mayo o junio surgió la oportunidad de entrenarla, pero yo ya conocía a Aliona de cuando era jugadora.

-¿El tenis es su única ocupación?

-Sí, entre las dos entrenamos a Aliona y Giomar y nos vamos compaginando un poco. Algunas veces viajo yo y otras mi socia, es una forma de dar un poco de aire porque las relaciones de entrenador-jugador son muy intensas, muchas horas y al final, así, todos vamos un poco más libres. Aunque digas las mismas cosas, si vienen de distintas personas, las asimilas mejor.

-¿Son peligrosas las relaciones entrenador-jugador a alto nivel? Hemos visto muchas discusiones en la pista...

-Al final hay mucha presión y muchos momentos de tensión. Son demasiadas horas al día, son relaciones de 24 horas y cuando hay momentos de presión hay gente a la que se le escapan cosas que no deberían. En nuestro caso no sé si es porque las cosas nos están yendo bien, pero no hemos llegado a ningún momento así y espero que no pase porque a mi no me gusta llegar a esas situaciones con gente con la que convives

-A alguien le ha tenido que decir en algún momento ‘oye, frena, que yo soy Lourdes Domínguez?

-No, nunca, lo más importante es el respeto, en una relación de trabajo sobre todo, si pierdes el respeto, igual te tienes que plantear si te merece la pena entrenar con esa persona.

-El tenis es una ocupación las 24 horas del día, pero ¿qué hace cuando no tiene una raqueta en la mano?

-Intento hacer una vida normal, estar en casa, disfrutar con mi familia y mis amigos, tomar algo, irme de vacaciones, pues lo que la gente suele hacer, quizás cuando era tenista era más complicado tener minutos de desconexión y de relax y ahora disfruto más de lo que es la vida.

-¿Practica algún otro deporte?

-Sí, al pádel y una vez a la semana voy a jugar al fútbol con un grupo amater de amigas, si puedo, siempre intento hacer algo, en casa siempre nos han inculcado otros deportes.

-A quien no la conozca, ¿cómo es Lourdes Domínguez?

-Es una persona tranquila, sincera, muy justa y divertida, soy muy noble y amiga de mis amigos.

-Hacia donde encamina la vida ahora..

-Desde que me retiré, tenía claro que quería ser entrenadora y también que necesitaba un tiempo para cambiar el chip y descansar. Después de jugar 20 años a nivel profesional, necesitaba un parón y descansar la cabeza. Tenía claro que quería dedicarme al mundo del tenis y ser entrenadora.

En corto

Lourdes Domínguez está presente en todas las redes sociales. Tiene perfil de Facebook, Twitter e Instagram, pero apenas tiene actividad, su único uso es para estar informada. Lo que sí disfruta es viendo Juego de Tronos, aunque amenaza a quien le cuente el final de la serie. Atascada en la quinta temporada, busca tiempo para poder acabarla sin que nadie le desvele el final.

-¿Utiliza Facebok, Instagram o Twitter?

-Tengo los tres.

-¿Es una adicta a las redes sociales?

-No, no soy muy activa, los tengo, pero no las muevo mucho.

-¿Es de esas personas que las tiene para cotillear al resto?

-No, tampoco, hay muchos días que ni las abro. Tampoco estoy todo el día mirando, para nada. Sobre todo las utilizo, especialmente Twitter, para leer noticias, pero poco más.

-¿Lee en libro electrónico o en papel?

-Leo en papel.

-Y, ¿con cuál anda ahora?

-Con La Templanza de María dueñas.

-¿Le está gustando?

-Sí , está muy chulo.

-¿Se ha subido al carro de los fanáticos de Juego de Tronos?

-Me gustan las series y veo Juego de Tronos, pero estoy encallada en la quinta temporada. Ya le he dicho a todo el mundo que esté callado, los voy callando a todos.

-¿Te gusta cocinar?

-Sí que me gusta mucho, lo que pasa que no tengo mucho tiempo para poder hacerlo.

-Y, ¿cuándo llega a Pontevedra que es lo primero que hace?

-Lo primero es ir a tomarme un pulpo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Lourdes Domínguez: «Ahora disfruto más de la vida»