Una madraza dicharachera que regentó junto a su marido el restaurante Calixto


la voz / pontevedra

La basílica de Santa María la Mayor dará cabida hoy al funeral de Marina Paredes Fernández, quien en su día fue una conocidísima conocida hostelera de Pontevedra, ya que regentó con su marido, Calixto Díaz, el restaurante Calixto, ubicado en la calle Benito. Madre de tres hijos, madraza total, Marina llevaba casi treinta años viuda y lo que más le gustaba hacer desde que se jubiló era salir a pasear por la ciudad «y hablar con todos», tal y como recordaba ayer su hijo Calixto.

Marina, aunque pasó la mayor parte de su vida en Pontevedra, era natural de Vilalonga, en Sanxenxo. En la ciudad del Lérez conoció a Calixto, quien se había hecho cargo del restaurante de su familia tras la muerte de su padre. Se casaron y regentaron juntos el local, toda una referencia, ya que fue el primer restaurante de Pontevedra en salir citado en la Guía Michelín. Lo cerraron muchos años después, llevándose el cariño de sus clientes; el mismo que le profesaban aún ahora a Marina en la calle.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una madraza dicharachera que regentó junto a su marido el restaurante Calixto