Los «millenials» de la política local

En las candidaturas hay 29 personas de menos de 30 años; si en algo coinciden la mayoría es que llegaron a la política porque quieren trabajo y futuro en Pontevedra


pontevedra / la voz

En las ocho candidaturas que se baten el cobre en Pontevedra -este periódico no logró contactar con la novena, la de Ciudadanos de Galicia, que no tiene nada que ver con formación de Albert Rivera- hay 29 personas que tienen eso que popularmente se llama divino tesoro. Es decir, juventud a raudales. Ninguno cumplió todavía los treinta años de edad. Así que todos ellos entrarían en esa definición un tanto ambigua de millenials. Charlando con ocho de esos candidatos, uno por lista, llaman la atención sobremanera dos cosas: la solvencia con la que hablan, demostrando que no solo conocen los programas de su partido sino bastante bien el de los demás, y lo preocupados que están la mayoría por la falta de alternativas laborales en su ciudad, en Pontevedra. «Os meus amigos marchan de aquí para traballar fora, eu non me quero ir», fue la frase más repetida por ellos.

El partido que más candidatos menores de treinta lleva es Ciudadanos, con seis personas en la franja de edad que va de los 18 a la treintena. Podemos y Compromiso por Galicia tienen cinco cada uno; el PSOE incorporó a cuatro candidatos que no soplaron las velas de los treinta; BNG y Marea Pontevedra cuentan con tres cada uno, el PP lleva dos y Vox tiene un representante de esas generaciones jóvenes.

Dos de los candidatos más precoces están en la lista de Ciudadanos y PSOE. En la primera concurre Carla Barros, que tiene 18 años, está acabando segundo de bachillerato y se estrena en una lista la primera vez que vota en unas elecciones municipales. Su madre va también en la candidatura naranja, pero dice que eso no fue lo que más le influyó: «Siempre me gustó la política, yo tiraba hacia Rajoy pero llegó Rivera y me revolucioné», dice con humor. Es también muy joven, con solo 19 años, Santi Abal, el secretario de Xuventudes Socialistas en Pontevedra, que disculpa su presencia en la foto de familia de los millenians porque está en Santiago estudiando Ciencias Políticas y esta semana tiene exámenes. Explica cómo desembarcó en el PSOE: «Na miña casa ninguén estaba metido en política pero a min sempre me tirou. Son homosexual e cando Zapatero aprobou o matrimonio entre persoas do mesmo sexo quixen acercarme ao partido, gústame que se defendan os dereitos de todos», indica.

Hay otros tres millenials en las listas singulares. Uno es Alberto Oubiña (BNG), porque es el único menor de treinta años que tiene experiencia de gobierno, ya que a sus 28 años ya lleva cuatro como concejal. Destaca también Bárbara García, de Podemos, porque va arriba en la lista, de número dos. Señala que se metió en política para luchar contra la exclusión social. Y también es especial Óscar Couso, de Vox, por lo que vivió esta campaña: «Desde botarnos cuspe ata xente que insulta ou nos grava a cara», dice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los «millenials» de la política local