«Abuela, tenemos que hacer un libro con todas esas historias que sabes»

La Santa Compaña o el «aire» son algunas de las leyendas que inspiran el cómic «Los cuentos de la niebla», de la joven ilustradora Laura Suárez


Carballo / La Voz

Con raíces en Olveira por parte de padre, y en Dumbría por parte de madre, la joven ilustradora Laura Suárez Fernández (1994) acaba de sacar sus dos primeras creaciones al mercado: un libro ilustrado y el cómic Los cuentos de la niebla. Estudió Bellas Artes en Pontevedra y se graduó en la Politécnica de Valencia para especializarse en el campo que realmente le gustaba: la ilustración. Estudió el máster de Ilustración y Cómic en la escuela Elisava de Barcelona, donde reside actualmente.

Los cuentos de la niebla es quizá su trabajo más personal hasta el momento, pues está inspirado en las historias que escuchó mientras crecía. «Me inspiré en los cuentos que me contaba mi abuela Lola, de cosas que había escuchado o que le habían sucedido a ella misma», dice Laura, que incluyó cuatro cuentos en su primer cómic: «La Santa Compaña, el demonio, los Vidoiros (esa gente que podía ver a los muertos) y el aire son los cuatro relatos que escogí. Los modifiqué algo, pero en esencia están tal cual me los contó mi abuela», añade.

Más allá del contenido, que la veterana Lola Moledo se encargó de nutrir, Laura cuidó mucho la estética, para conferirle un toque «oscuro y tenebroso», asegura la ilustradora, y conseguir así un viaje al pasado. «Cuidé mucho las manos, la expresión... Toda la caracterización de los personajes, en general, que son todos muy ojerosos. También trabajé mucho en el ambiente. Es algo así como los Hermanos Grimm, pero en Galicia», narra Laura, que empleó elementos como el candil, la lareira o el monte. Siendo Tim Burton (en su faceta como dibujante) una de sus referencias estilísticas, no es de extrañar lo logrado en el cómic.

Narración oral

«Según terminó de contarme todas esas historias le dije: ‘‘Abuela, tenemos que hacer un libro con todo esto’’. Y así fue. Cuando lo terminé, se lo di para leer y le encantó. Me gustaría mucho que me acompañase en la presentación, para que ella misma contase alguna historia, que lo hace muy bien», prosigue Laura. Por el momento no ha cerrado ninguna fecha, pero baraja San Juan como posible data para presentar el cómic en Galicia: «La fecha me parece muy interesante, por todo el tema de las meigas, y justo estaré por Galicia en ese tiempo, así que seguramente haga algo por esos días», señala.

Su familia ha sido siempre el pilar principal en el que ha sustentado su carrera, puramente vocacional. Nunca la frenaron, ni le aconsejaron que escogiese una vía con mejores perspectivas laborales. «Al contrario, siempre percibí mucho apoyo y, de hecho, desde niña me compraron muchos libros y me animaron a hacer lo que me gustaba», asevera.

Aunque lo que de verdad le encantaba era crearse sus propios materiales: «Siendo niña me hacía mis propios libros: cortaba hojas e historias y los pegaba. Me hacía mis propios cuentos ilustrados y participaba en un montón de concursos escolares. Se puede decir que es pura vocación, y de hecho, durante la carrera, no me preocupaba tanto aprobar o sacar buenas notas, sino sacar adelante los trabajos con buena calidad», dice.

Una editorial californiana

Tras dos proyectos en solitario, Los cuentos de la niebla y Una bona amiga, ahora trabaja conjuntamente con un escritor para ilustrar una obra que saldrá, de la mano de una editorial californiana, en inglés. Por el momento es todo lo que puede contar, pero le está gustando el proceso: «Trabajar en pareja es muy enriquecedor, porque se comparten ideas y se aprende el uno del otro. Me gustan los dos formatos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Abuela, tenemos que hacer un libro con todas esas historias que sabes»