El «compromiso» granate, arma para volver a engancharse

El Pontevedra viaja a Las Palmas, quienes ven en este partido su pasaporte para salir de la zona de promoción


pontevedra / LA Voz

La derrota el pasado fin de semana en casa del Adarve dejó a la plantilla granate tambaleando al ver que las consecuencias de ese partido eran caer al quinto puesto. Asumieron los errores y ya se ha quedado en el olvido. El ánimo se ha recuperado y el compromiso no ha hecho más que aumentar. El resto es pasado. «Los veo que están muy comprometidos, incluso hemos cambiado el horario de entrenamiento y modificado algunas condiciones para ver lo que nos vamos a encontrar el domingo. Sabemos de la importancia del partido», confiesa Luismi, que para este encuentro convoca a toda la plantilla menos los lesionados Adrián León y Kevin y a Churre, que está sancionado por acumulación de tarjetas. Entra, por tanto, en la convocatoria Rivera. El delantero del filial viajará con el primer equipo después de haber logrado el ascenso a Preferente con el Pontevedra B.

El técnico todavía no podrá contar con Kevin, que entrena al margen del equipo, ni con Adrián León. Una ligera recaída en el entrenamiento del pasado jueves imposibilita la recuperación del central, que durante toda la semana había sido duda.

A Luismi no le preocupa perder a piezas fundamentales. «No vamos a forzar a León porque quedan dos partidos, pero a pesar de que te trastoca, no tengo problema. La gente que ha salido ha cumplido y los que estén, van a dar el nivel», comenta el técnico, que confía en la capacidad de Campillo y David Castro en el juego aéreo. «Incluso Nacho López puede jugar de lateral izquierdo, también va bien en esa faceta y en las disputas», reconoce el entrenador granate, que esta mañana viajará temprano hacía Las Palmas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El «compromiso» granate, arma para volver a engancharse