Piden 8 años para un vilagarciano por los ruidos que procedían de su vivienda

El hombre se enfrenta la próxima semana a un juicio, y ya tiene multas previas

Una persona, con un medidor de ruido en una calle de A Coruña.
Una persona, con un medidor de ruido en una calle de A Coruña.

Pontevedra

Durante cuatro años, entre el 2012 y el 2016, un matrimonio de Vilagarcía y su hijo menor de edad sufrieron los ruidos desorbitados que procedían de la vivienda de un vecino. Por esta situación, T. S. G. se sentará este martes en el banquillo en Pontevedra afrontando penas que suman hasta ocho años de cárcel: dos años y 6.300 euros por un delito contra el medio ambiente, y seis años por delitos de lesiones. El fiscal, asimismo, pide que se le imponga la prohibición de acercarse a los denunciantes durante cinco años, y el pago de indemnizaciones que ronda los 300.000 euros.

En su escrito de acusación, se refiere que, como consecuencia de los ruidos, J. J. S. N. sufre ansiedad, cuadros gástricos con náuseas, ardor y dolor abdominal, mientras que su mujer padece ansiedad. Se añade que ambos cónyuges están a tratamiento médico, sin que se hayan curado de ello. De este modo, refiere que T. S. G. «provocó incesantes ruidos por encima de los niveles acústicos máximos tolerables establecidos legalmente y gravemente perjudiciales en la vivienda de su propiedad». El fiscal recoge que en dos ocasiones fue sancionado con sendas multas -3.000 y 9.015 euros- que fueron confirmadas judicialmente.

Este hecho pudo determinar que, a partir de diciembre del 2013, el acusado empezase «a programar la música y la radio por períodos muy cortos y aleatorios para evitar que se pudiese constatar la continua y persistente reiteración de los hechos».

Morosos, ruidos y coches okupa, las crisis de los vecindarios en Galicia

Gladys Vázquez
Los dos coches okupa de un céntrico garaje de A Coruña
Los dos coches okupa de un céntrico garaje de A Coruña

Los impagos acaban en los juzgados, pero también los problemas de convivencia

Llevan dos años en el garaje de un céntrico edificio coruñés. Son un Alfa Romeo y un Porsche Boxster. Fueron abandonados por su dueño y ahora el propietario de las plazas no puede deshacerse de ellos. Un caso de okupas de garaje que ha llamado la atención, pero que no es único entre las comunidades de propietarios gallegas. «Son un clásico, pero normalmente los coches quedan abandonados porque el propietario ha fallecido. Yo he llevado el caso de un garaje en el que unas personas entraban con furgonetas en plena noche y dormían dentro, en una plaza que se quedaba libre. En otro caso, se descubrió que vecinos con motos montaban circuitos de velocidad en plena noche por el sótano», dice Carmen Lavandeira, vicepresidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Galicia. No es la única profesional que se ha enfrentado a algo así. «Es habitual que los vecinos aparquen en plazas que no son suyas. Saben dónde no hay coches. También es frecuente que las plazas se usen como depósito de todo tipo de materiales», dice el administrador Fernando Veiga Corredoira. Al despacho Lucus Lex le han llegado varias de estas consultas. «Este tipo de conducta puede ser constitutiva de ilícito penal, como coacción o usurpación de bien inmueble», explica la abogada Tania Marón. Complicadas situaciones, pero una más de las muchas que sufren las comunidades de propietarios. El ránking de conflictos lo encabezan los morosos y el ruido. Según el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas, más del 25 % de las comunidades los sufren. Ruidos motivados por el tráfico, pero también por vecinos o actividades comerciales. «Una de las frases más repertidas es ‘mis vecinos arrastran muebles de noche’. Siempre sale en las reuniones. A mí me han llegado a decir que un vecino molesta a otro porque le escucha cuando orina de noche. También se reclaman casos de animales que se quedan solos y lloran», dice Lavandeira. «En una ocasión, en Marín, un vecino tenía montado un gimnasio en su piso. El ruido molestaba tanto a otro propietario que llegaron a las manos», dice el administrador Enrique Méndez.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Piden 8 años para un vilagarciano por los ruidos que procedían de su vivienda