Tráfico eleva su presencia en las carreteras de cara a la Semana Santa

Las patrullas integrales serán fundamentales en la vigilancia de red viaria de Pontevedra


Pontevedra / La voz

Fueron concebidas hace unos meses como un modelo de vigilancia en carretera pionero en Europa y ahora están demostrando su versatilidad a la hora de vigilar la red viaria de Pontevedra. Si su papel ha sido destacado en la campaña de control de velocidad que ahora termina, otro tanto ocurrirá durante la Semana Santa, momento en el que las patrullas integrales de Tráfico tendrán, de nuevo, un rol fundamental.

Pero, qué diferencia a estas unidades de las patrullas estándar. Principalmente, la diferencia se encuentra en el hecho de que las patrullas integrales disponen de una mayor «autonomía de acción y ejecución, lo que les permite realizar controles de la velocidad y pruebas de detección de alcohol o drogas de manera autónoma, sin necesidad del apoyo de los equipos de atestados, ni de los equipos de control de velocidad, ni de otras patrullas operativas de refuerzo», remarca Juan José López Castro, teniente del subsector de Tráfico de Pontevedra.

De este modo, a la hora de controlar los excesos de velocidad, los agentes adscritos a estas unidades disponen de un veloláser, un radar portátil que opera de forma inalámbrica a través de redes Wifi, repetidores de señal o utilizando el 4G. En el caso de disponer de esta conexión, una misma patrulla podrían situarse a un kilómetro o kilómetro y medio de la ubicación del rada para, de este modo, detener a los vehículos infractores y comunicarles la propuesta de denuncia.

De este modo, una vez captado un automóvil cuya velocidad supere los límites permitidos, su imagen se remite a una tablet que manejan los agentes destinados a este servicio. Junto a la fotografía se recogen determinados datos, caso del tipo de vehículo, día y hora, o distancia de separación lateral -crucial en el caso de vías con doble carril de circulación-. Posteriormente, esta información tiene que se descargada a uno de los ordenadores con conexión al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de León para que la multa siga su trámite administrativo.

Esta misma filosofía encaminada a optimizar los medios personales del subsector de Tráfico de Pontevedra es la que impulsó la dotación de dispositivos para realizar pruebas de alcoholemia y drogas. De este modo, «al contrario de las patrullas convencionales, más centradas en un tipo de cometido específico ya bien sea alcohol, drogas o velocidad, en condiciones ideales la patrulla integral realizará durante un mismo servicio, la vigilancia sobre los tres tipos de controles (...)centrados en los factores que más inciden en la siniestralidad», incide López Castro.

Sin olvidar, asimismo, la vertiente psicológica que la proliferación de patrullas integrales provocará en los usuarios de las carreteras. Y es que como bien apunta el teniente «aumenta la sensación subjetiva de control. Los conductores y demás usuarios de la vía, perciben que cualquier vehículo de la agrupación de Tráfico pudiera estar desempeñando cualquiera de estas tres funciones».

Diez mil denuncias por exceso de velocidad en tres meses en la comarca de Pontevedra

En solo los tres primeros meses de este año, los radares del subsector de Pontevedra detectaron a algo más de diez mil vehículos circulando a una velocidad superior a la permitida. Se trata, en todo caso, de una cifra similar a la que se registró en el mismo período de tiempo del 2018.

Aproximadamente, cuatro de cada diez de estas infracciones por se detectan en la comarca capitalina, mientras que el 70 % del total se notifican en el acto. «Esto constituye un valor añadido, toda vez que permite sensibilizar al conductor sobre el riesgo asociado a esta infracción, evitando así su repetición y la falsa sensación de impunidad que puede generarse ante la falta de identificación inmediata del conductor», destacó Juan José López Castro.

A 100 en zona de 50

En cuanto a la campaña específica que concluye este domingo, Tráfico llevó a cabo los controles, principalmente, en aquellos tramos de la red viaria pontevedresa en los que se percibe un riesgo asociado a la velocidad, pero también en aquellos puntos donde la circulación se realiza por encima del límite establecido y se produce un elevado índice de siniestralidad. De este modo, en el marco de esta campaña preventiva, la velocidad más elevada que se había detectado hasta el viernes por los radares del subsector pontevedrés fue de 163 kilómetros por hora en la autovía de O Salnés, mientras que un segundo conductor fue pillado cuando transitaba a 100 kilómetros por una carretera con velocidad limitada a 50.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tráfico eleva su presencia en las carreteras de cara a la Semana Santa