Respaldo a verter áridos fuera de la ría

Los pósitos apoyan la decisión de Mar de hacer el dragado del Lérez sin tocar Tambo


PONTEVEDRA / LA VOZ

Todas las cofradías de la ría de Pontevedra aplauden por unanimidad el cambio de criterio de la Consellería do Mar de llevar el vertido de los áridos del dragado del Lérez fuera de la costa. Este es el único obstáculo que el sector pesquero ponía a la realización del dragado y la principal razón por la que Portos de Galicia, organismo dependiente de Mar, tenía paralizado el proyecto ambiental desde hace dos años. Consenso era lo que se pedía desde la Xunta, porque Santiago entiende que no tiene sentido hacer una obra que no cuente con el respaldo de sus beneficiarios potenciales. Y consenso es lo que obtiene el anuncio de la Consellería do Mar de desechar Tambo como punto de vertido y utilizar una de las zonas situadas a distancia de la costa para depositar esos lodos que se extraigan de la desembocadura del Lérez y su canal. Al vertido de áridos del dragado al oeste de Tambo se oponen las cofradías de Portonovo, Sanxenxo, Marín y Bueu, mientras que las de San Telmo, Raxó y Lourizán reclaman que se haga el dragado cuanto antes para mejorar la viabilidad económica de sus pósitos.

Ninguna de las cofradías de la ría se opone al dragado en sí, mientras que la mitad sí lo hace al uso de Tambo como depósito de sedimentos por temor a que la proliferación de partículas en suspensión arrasasen los bancos de navaja de la ría.

El patrón mayor de Bueu, José Manuel Rosas, manifestó que la decisión de Mar de llevar los sedimentos fuera de la costa es una noticia «positiva». Recalcó: «o único escollo para o dragado era o punto de vertido. Se se modifica e se quita da ría, xa non temos o mínimo problema». El patrón mayor de Portonovo, Juan José Besada, también se pronunció en el mismo sentido, al igual que el de Sanxenxo, Sauro Martínez. «El punto que está estudiando la consellería está muy alejado de la costa. Allí ya se han hecho vertidos en el pasado y no afectó a nada, ni a la pesca ni al marisqueo», apuntó Martínez.

Piden que se acorten los plazos

Por su parte, el patrón mayor de Pontevedra, César Rodríguez, explicó que el cambio de criterio de la Xunta es una buena noticia para su cofradía, ya que en el banco marisquero del río, hoy un lodazal, hace diez años se sacaban bivalvos por valor de un millón de euros al año. Actualmente apenas llevan a los 50.000 euros los ingresos de la lonja de Campelo al año en este mismo ámbito, según indicó Rodríguez. «El río era una de las zonas donde más facturábamos los mariscadores de a flote y la pérdida que tenemos es bestial».

El patrón mayor de Raxó, Iago Tomé, también saludó el cambio de criterio de la Xunta, y urgió a la Administración autonómica a que apure la licitación de la obra. «Necesitamos o dragado como o aire para respirar», afirmó. En Lourizán también ven con buenos ojos que se acometa el dragado del Lérez, y al igual que el resto de pósitos del fondo de la ría, insisten en que la Xunta acorte los plazos al máximo. Las cofradías de Lourizán, Pontevedra y Raxó llevan diez años esperando por este dragado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Respaldo a verter áridos fuera de la ría