Mar verterá los áridos fuera de la ría para retomar el dragado del Lérez

El rechazo al depósito de materiales en Tambo es el mayor obstáculo para el proyecto


pontevedra / la voz

El dragado del Lérez, desde el puente de As Correntes hasta el final del canal en el cabo de Os Praceres, lleva varios años atascado por la oposición de parte del sector pesquero y bateeiro de la ría de Pontevedra y desesperación de la otra mitad. Ahora, la Consellería do Mar ha tomado la decisión de retomar el proyecto, modificándolo para que el punto de vertido de los áridos que se extraigan de este banco se echen por fuera de la costa gallega.

Esta era la reivindicación de las cofradías de Bueu, Portonovo, Sanxenxo y Marín para dar su visto bueno al proyecto. Estos pósitos temen que el vertido de áridos al oeste de Tambo, referencia original del proyecto, suponga un efecto devastador en el sector de la navaja, entre otros, en la ría. En principio, ninguna cofradía se opone al dragado en sí, reclamado reiteradas veces por los pósitos de San Telmo, Lourizán y Raxó, que aspiran a recuperar un banco que hoy es casi un desierto y que hace unos años aportaba un millón de euros al año a la lonja de Campelo.

Portos de Galicia, impulsora del dragado, siempre condicionó su ejecución al consenso en el sector. Esta unanimidad ha faltado hasta ahora, siempre en base al conflicto en torno al depósito de áridos en Tambo, y con su nueva decisión, accediendo a la petición de los pósitos de verterlos fuera de la costa, el departamento autonómico confía en poder llevar adelante la actuación.

Desde la Consellería do Mar precisaron: «Mantemos o noso compromiso de avanzar na dragaxe do río». Por esta razón, «posto que o punto de vertido semella ser o principal problema, temos decidido cambialo».

«Distintas alternativas»

Por ahora no se ha concretado dónde. La Administración autonómica apunta que hay «distintas alternativas de descarga dos materiais», que en todo caso se encuentran «fóra da ría», como pidió parte del sector pesquero pontevedrés.

La Consellería do Mar añade su intención de ejecutar la obra del dragado: «Entendemos que o noso compromiso é serio con este proxecto, e que así pode e debe ir en beneficio do sector pesqueiro e marisqueiro e do náutico recreativo».

Fue precisamente el presidente del Club Naval de Pontevedra, Carlos Paz, quien desveló este cambio de actitud de la Xunta en la asamblea de socios de la entidad el pasado sábado. Paz señaló que desde el PP se le había comunicado que el dragado podría avanzar, por fin, porque se cambiaba el punto de depósito de los áridos de Tambo a fuera del litoral.

Las cofradías del fondo de la ría quieren que se haga la obra ambiental porque la retirada de fangos y de material orgánico acumulado -troncos, ramas y hojas empujador por el río- permitiría volver a trabajar este ámbito, facilitando la proliferación de los bivalvos. Si el río vuelve a ser productivo, permitiría un desahogo al marisqueo a flote y una mejor explotación de los recursos.

Las otras cofradías de la ría se oponen al depósito de áridos al oeste de Tambo porque entienden que la turbidez producida en las aguas por las partículas en suspensión provocaría la mortandad de los bivalvos y reduciría drásticamente la viabilidad de la flota artesanal de bajura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Mar verterá los áridos fuera de la ría para retomar el dragado del Lérez