«La comunidad casi cuesta como el alquiler»

Vecinos de los pisos sociales de Valdecorvos señalan que de poco les sirven sus alquileres a precios bajos por lo que abonan por servicios comunitarios


pontevedra / la voz

El 16 de diciembre del 2015 marcó un antes y un después en la vida de 132 familias de Pontevedra. No en vano, en esa jornada, la Xunta les entregó las llaves de sus pisos sociales, ubicados en Valdecorvos. Por mucho que hayan pasado algo más de tres años desde entonces, a casi ninguno de esos vecinos se le olvidó lo que significó aquello. «Llevábamos años y años esperando, viviendo de alquiler aquí y allá... y por fin tuvimos nuestro hogar. Fue increíble», indicaba ayer con emoción un hombre que enviudó recientemente y que vive con su hijo pequeño en una de las viviendas. Sin excepciones, todos los beneficiarios de estas casas están felices y contentos con ellas. Dicen que están bien situadas, debidamente aisladas y que son cómodas. Pero hay una cuestión que les trae por la calle de la amargura desde el inicio. Y que, desafortunadamente, sigue sin cambiar: el importe del recibo de la comunidad. Señalan que, en vez de ir acorde con unas viviendas sociales, «la comunidad parece de casa de lujo, casi cuesta tanto como el propio alquiler».

Los vecinos explican que los alquileres que abonan cada mes a la Xunta les parecen razonables. «Pagamos 128 euros de aluguer, o cal nos parece unha cantidade que está bastante ben. Pero co que non estamos de acordo é con que paguemos 78 euros de comunidade. Non temos piscina, non temos nada fora do normal... a min gustaríame saber que é o que fai que paguemos iso todo. Porque entre ese recibo e os outros que van chegando, da luz e así... pasámolas canutas», señala un vecino. La misma teoría la defiende otra residente, Marta Pérez García, que vive en un piso social adaptado debido a que tiene movilidad reducida: «Yo también pago esos 128 euros de alquiler y casi 80 de comunidad. En casi ningún lado cuesta tanto. Lo único que tenemos extraordinario es un patio al que no hay acceso. Lo tenemos que mantener, pero no lo disfrutamos», indica.

Da casi igual en que portal o piso se pregunte. Las quejas por lo que cuesta la comunidad viajan de vivienda en vivienda. Algunos que tienen pisos más pequeños y que pagan 96 euros de alquiler señalan que la comunidad les supone 65 euros más. Y la frase que más se oye es que «las cuentas no dan».

A debate en cada reunión

Dicen los vecinos que la conversación sobre lo que les cuesta la comunidad es la más recurrente en el ascensor. Y que cada vez que tienen una junta el tema sale a debate sin que nunca se llegue a reducir el recibo. Indican que el pago de los servicios comunitarios llega a ensombrecer la alegría que llevan dentro por tener estas viviendas desde hace tres años. Y reclaman una revisión: «Le pedimos a la Xunta que mire este tema, que compare nuestra comunidad con las que se pagan en pleno centro de Pontevedra, en la milla de oro, porque estamos seguros de que nos sale a nosotros más caros», señala el vecino Miguel Jiménez.

Algunos cuentan también que, dado el alto coste de la comunidad, se producen más impagos. «Es difícil estar al día y eso es malo para todos», indica un vecino desde un tercer piso. «Non temos piscina nin nada fora do normal, non é lóxico o que pagamos», dicen Algunos reconocen que no están al día con el pago comunitario y lo achacan al alto coste

«Son unas cifras de casa de lujo»

Carmen Filgueira llega de la calle con su marido y, en cuanto sale el tema de la comunidad de Valdecorvos, se exaspera: «Son unas cifras de casa de lujo, en el centro de Pontevedra hay comunidades más baratas», insiste ella.

«Se paga mucho y el servicio es poco»

Isabel está feliz con su vivienda en Valdecorvos. Pero también cree que la comunidad es excesiva: «Se paga mucho y el servicio es poco. Se rompen alfombras u otras cosas y no se cambian. Con estos recibos, se necesita más mantenimiento».

«Se te acumulan los pagos y no das»

Miguel se queja del coste de la comunidad, y dice: «Todos tenemos pensiones pequeñas. Antes salía a vender al mercado y ganaba pero ahora no». Luego, indica: «Se te acumulan los pagos y no das. Es difícil llegar a final de mes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«La comunidad casi cuesta como el alquiler»