Una apuesta por la cultura comunitaria

O Quilombo nace con la intención de dinamizar la vida social del casco histórico de Pontevedra


Pontevedra / La voz

O Quilombo toma su nombre de los refugios que utilizaban los esclavos huidos de las plantaciones brasileñas. Y como aquellos, el centro social recientemente inaugurado en Pontevedra busca ser un refugio cultural, un centro social abierto, asambleario, abierto a la vecindad, colaborativo y en el que uno de sus ejes fundamentales es la promoción de la lengua y la cultura gallega.

«Fai xa un ano que fixemos a asociación cultural. Xuntámonos un grupiño de persoas de Pontevedra coa intención de crear un espazo propio onde poder realizar actividades, encontros, ter unha pequena biblioteca... Un ano despois, conseguimos ter un centro social na cidade, que boa falta lle facía», remarca Iván Losada cuando se le pregunta por los orígenes de esta iniciativa.

Reconoce que una de las mayores dificultades que tuvieron que afrontar en estos meses fue el encontrar una local ajustado a sus necesidades. Desde el primer momento, tenían claro que lo que más les podría interesar era disponer de un espacio propio en la zona monumental, pero «os locais ou eran moi elevados, seguramente, pola turistificación que sofre toda a zona vella polo paso do Camiño de Santiago, ou eran moi pequenos de tamaño».

El antiguo Pichelería

Finalmente, lograron encontrar un bajo en la rúa Princesa que en el pasado albergó un bar que tuvo un cierto renombre, el Pichelería, pero que llevaba sin actividad desde hace años. De este modo, en las últimas semanas, los integrantes de O Quilombo se han esmerado para darle un nuevo lavado de cara y adaptarlo al nuevo servicio que dará.

De este modo, entre las iniciativas que tienen previsto llevar a cabo, en un primer momento, está la de establecer una ronda de contactos con otros colectivos y asociaciones sociales para «poder poñer en conxunto todas as ideas que teñamos. Facer unha unión de forzas e poder ir xuntas para acadar determinados obxectivos», precisó Iván Losada.

Lo cierto es que el espíritu que mueve a las personas que están detrás de O Quilombo quedó perfectamente reflejado en las dos jornadas inaugurales de este espacio. Así, entre el viernes y el sábado, se sucedieron los talleres infantiles, se presentó un libro de Zeca Afonso, se analizó la situación política de Brasil tras el ascenso de Bolsonaro al poder o se anunció la constitución de la Coordinadora Antifascista Vigo/Pontevedra.

La intención es que el centro social esté operativo en horario de tarde-noche, entre las 19.30 y las 22.30 horas, si bien cabría la posibilidad de que se organizasen actividades en horario de sobremesa o, incluso, de mañana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una apuesta por la cultura comunitaria