Una jornada en la que promoción comercial y arte se dieron la mano

Pontevedra vibró este sábado con los conciertos de Cabos Soltos, al tiempo que celebró la jornada de A pé de rúa


Pontevedra / La Voz

Decía Jane Jacobs, teórica del urbanismo, al respecto de las ciudades que «sus calles y sus aceras, los principales lugares públicos de una ciudad, son sus órganos más vitales». Por tanto, la vitalidad de cualquier ciudad es la suma de la vida de sus calles. Y a tenor de lo visto este sábado, Pontevedra goza de una vitalidad excelente.

De este modo, fueron innumerables las personas que vibraron al son de los conciertos y actividades organizadas en torno al festival Cabos Soltos, toda una celebración del arte emergente pontevedrés en la que colaboraron cerca de cuarenta locales y establecimientos de hostelería. Grupos y artistas pontevedreses con el bagaje de Sugar Mountain, Querido Extraño, Santi Araújo, Desconcerto o Dingo dejaron su impronta desde primera hora de la tarde.

Más madrugadores fueron los organizadores de A pé de rúa, iniciativa que pretende visibilizar el comercio local de las distintas calles de la ciudad. De este modo, en esta ocasión, el epicentro de todas las actividades fue la rúa Cruz Vermella, donde se sucedieron los obradoiros infantiles, actuaciones musicales e iniciativas de ocio y lúdicas.

Conciertos intergeneracionales. Dingo, imagen superior, o Pantano, derecha, fueron algunos de los nombres propios de los conciertos de Cabos Soltos, un festival musical del que disfrutaron públicos de todas las edades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una jornada en la que promoción comercial y arte se dieron la mano