El fiscal pide un año de cárcel para un hombre que mató a un perro

Solicita que se le prohíba tener animales por dejar sin el suyo a un señor de 77 años


Vigo / la voz

Siete meses después de que muriese su mujer, José Alfaya perdió a su compañero de vida, Usi, un perro que vivía con él desde hacía nueve años y que, según explicó a La Voz, era el motivo por el que salía a pasear cada día a pesar de su discapacidad del 75 %. Usi apareció malherido el 7 de marzo del 2018 y la Fiscalía ha pedido al juzgado de lo penal de Pontevedra que mande al supuesto autor del crimen a prisión durante un año y que lo inhabilite para tener mascotas y también para el ejercicio de profesión, oficio o comercio con animales y para la tenencia de estos. También reclama que el acusado pague una indemnización de 2.670 euros a José Alfaya, de los cuales 2.500 son por daños morales. El juicio va a celebrarse próximamente en Pontevedra después de haberse suspendido.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde del fatídico día en Mondariz. El acusado, J. A. P. disparó con su escopeta de balines al can y lo malhirió, según la fiscalía. Después, le propinó una patada y lo lanzó a la calle, siempre conforme al relato aportado por el fiscal al juzgado. El dueño había dejado que Usi saliese de casa sobre las dos y un par de horas después se sentó en la puerta de casa. «Abriron a porta e tirárono dunha patada no medio da carretera», explicó a La Voz una semana después. «Descubrín que estaba sangrando e chamei á miña filla para que nos levase ao veterinario». Pero allí no pudieron hacer nada. El can tenía una perforación en el abdomen, consecuencia del disparo, que fue investigado por la Guardia Civil.

Dentro de esa investigación se le requisó la escopeta de balines al supuesto autor de los disparos. La radiografía que tomó el veterinario del abdomen de la mascota fue clave porque mostró que dentro tenía alojado un perdigón.

El fiscal remarca que el dueño vivía con el can desde hacía diez años siendo su única compañía «desde el fallecimiento de su mujer siete meses antes y constituía un apoyo diario para salir de casa».

La Guardia Civil investigó los hechos y la historia conmovió a los agentes. Por eso, un mes y medio después del crimen, le llevaron a José Alfaya otro perro, rescatado del centro de acogida de Pontevedra. Era un perro abandonado que había sido encontrado en una carretera de Valga y se llamaba Duque. No pretendía sustituir a Usi, pero sí hacer compañía a José Alfaya, que cuando lo recibió tenía 77 años y llevaba un mes encerrado en su casa, sin salir a caminar con los dos bastones que precisaba.

«Mellor que moitas persoas»

Más allá de lo que decida el juzgado de lo penal, el crimen de Usi rompió una relación de amistad íntima. «Tiña detalles moi bonitos comigo e eu falaba con el como se fose unha persoa», explicó José Alfaya a La Voz de Galicia con emoción hace un año, cuando se publicó su historia. «Era mellor que moitas persoas», aseguró.

Usi había sido adquirido por la mujer de Alfaya cuando era un cachorro. La pareja había vivido en Valladolid y allí el perro salió a socorrer a su dueño un día que se cayó en un parque y que necesitaba ayuda porque estaba herido en el suelo.

La pena solicitada por la fiscalía de Pontevedra es la máxima que permite el código penal. La ley contempla castigos de entre tres y doce meses de cárcel, además de la inhabilitación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El fiscal pide un año de cárcel para un hombre que mató a un perro