A 123 kilómetros por hora, borracho y drogado en una zona de Pontevedra limitada a 50

Fue interceptado en las proximidades del polígono industrial de O Campiño


Pontevedra

La Guardia Civil interceptó en las proximidades del polígono industrial de O Campiño, en Pontevedra, a un turismo que circulaba a 123 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50. Por si fuera poco, el conductor dio positivo en alcohol y drogas.

Ocurrió a primera hora de la madrugada del 23 de febrero cuando el coche conducido por este pontevedrés de 24 años fue detectado por un equipo radar de Tráfico en una de las vías de acceso al parque empresarial. Una vez interceptado, se le denunció en vía administrativa por arrojar una tasa de 0,53 miligramos de alcohol por litro de aire, así como se detectó la presencia de más de 500 ng/ml en saliva de cocaína, según confirmó el informe del laboratorio recibido estos  días. Este hecho, según reseñaron desde la Comandancia de Pontevedra, «evidencia un consumo muy reciente de esta sustancia, muy poco antes de ponerse al volante de su turismo». 

Tachan la conducta de este joven de una «grave irresponsabilidad», al tiempo que resaltan que «ya solo contaba con un saldo de nueve puntos en el permiso de conducir». Las denuncias ahora tramitadas pueden llevar aparejadas la detracción de 18 puntos más y, consecuentemente, la perdida de la vigencia de su permiso, además de una sanción económica de 2.600€.

Desde el subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra se anunció que se seguirá «intensificando la vigilancia en los lugares donde se prevea la concentración de vehículos con la finalidad de realizar exhibiciones o maniobras temerarias y en particular en el polígono del Campiño», donde en el pasado ya se celebraron multitudinarias carreras clandestinas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

A 123 kilómetros por hora, borracho y drogado en una zona de Pontevedra limitada a 50