Da positivo en Pontevedra y escapa en su propio coche hasta Barro

El hombre, un grovense de 45 años, se enfrenta a un delito continuado contra la seguridad vial.

El conductor dio 0.94 en el test de alcoholemia antes de huir desde Pontevedra a Barro
El conductor dio 0.94 en el test de alcoholemia antes de huir desde Pontevedra a Barro

Pontevedra / La Voz

Por segundo día consecutivo el alcohol al volante es noticia en Pontevedra. La Guardia Civil de Tráfico interceptó a un conductor vecino de O Grove, de 45 años, que tras el control pertinente arrojó una tasa de 0,94 miligramos por litro de alcohol en aire, por lo que se le inmovilizó el vehículo. Mientras los agentes estaban esperando a que llegase un conductor alternativo para mover el coche, el hombre interceptado se puso al volante y arrancó el vehículo, desoyendo las advertencias de los guardias civiles del destacamento de Tráfico de Pontevedra. Una patrulla lo persiguió y lo logró interceptar en Barro, donde se le volvió a hacer la prueba de alcohol y que arrojó un valor «penalmente relevante» de 9,83 miligramos por litro.

Este conductor se enfrenta a un delito continuado contra la seguridad vial, por lo que se expone a penas de prisión de tres a seis meses. En todo caso, también perderá el derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores por un tiempo superior a un año, que podría extenderse hasta los cuatro. Desde la Guardia Civil añadieron que estas penas pueden verse agravadas por su reiterada conducta contraria a la seguridad vial.

Una conductora da positivo dos veces en dos horas al circular por O Salnés

La mujer se enfrenta a una multa de setecientos euros y a la pérdida de ocho puntos en suu permiso de circulación

La pillaron a las once menos cuarto de la mañana conduciendo con más alcohol del permitido en el cuerpo y la volvieron a interceptar apenas dos horas después en circunstancias parecidas. Ocurrió ayer en Cambados. Una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra vio un vehículo que circulaba a gran velocidad por la PO-550 y en cuanto la conductora se percató del control, pisó el acelerador para tratar de despistar a los agentes. No lo consiguió y fue localizada poco después. En la primera prueba de alcoholemia dio positivo, con una tasa de 0,75 mg/l en aire espirado, y pese a que el vehículo fue inmovilizado cautelarmente, la mujer decidió seguir su camino. La segunda vez que la Guardia Civil le dio el alto transitaba por la PO-504 con una tasa de 0,45 mg/l.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Da positivo en Pontevedra y escapa en su propio coche hasta Barro