El Concello cierra el mandato con cifra récord de superávit: 6,2 millones

El nuevo gobierno local encontrará la deuda en mínimos históricos: 12,1 millones, la cifra más baja desde 1991


Pontevedra / La voz

El gobierno local que salga de las urnas el próximo 26 de mayo se va a encontrar un Concello de Pontevedra con una salud financiera envidiable. Al menos, esa es la imagen que se puede traducir de la liquidación del presupuesto del 2018, dada a conocer ayer por el concejal de Facenda, Raimundo González Carballo (BNG). Pontevedra cerró el ejercicio con 6,2 millones de euros de superávit, la cifra más alta desde el 2011; con la deuda en mínimos históricos (12,1 millones) pues está en el nivel más bajo en los últimos veintiocho años; y con dinero líquido en caja también en cifra récord, 31 millones.

¿A cuánto ascendió la cifra final del presupuesto del 2018?

La cifra que se aprobó en pleno a finales del 2017 rondaba los 75 millones de euros, pero con las incorporaciones de los fondos Edusi se disparó hasta los 101 millones. El Concello tramitó el año pasado pagos por valor de 87 millones, y realizó abonos efectivos por 72 millones. En ambos casos, cifras muy encima de las que se alcanzaron en el 2017 (80 y 66,4 millones, respectivamente). El concejal de Facenda, González Carballo, asegura que estos datos reflejan «unha maior xestión e disposición de gasto no 2018». En cuanto a los ingresos reales, ascendieron a 71 millones, cuando en el año anterior habían sido 65. El concejal destaca que esa cifra se alcanzó «sen incrementar a presión fiscal», ya que las tasas e impuestos municipales llevan varios años congeladas.

¿Qué datos hay que tomar como referencia para analizar la salud financiera del Concello?

Por un lado, los tres ya señalados: el superávit (6,2 millones), la deuda (12,1) y los fondos líquidos en caja (31 millones). A esas cifras hay que sumar que el Concello cumple con sus proveedores ya que la demora meda para abonar facturas el año pasado fue de 48 días, lejos de los 60 que fija como tope máximo la legislación. Estos datos vienen a reflejar que el Concello de Pontevedra goza de una buena salud financiera, que el edil de Facenda achaca «ao rigor no manexo dos recursos públicos». González Carballo describe la situación económica del Concello de Pontevedra de una manera gráfica: «Temos peto, temos pouca débeda, pagamos puntualmente e temos capacidade para afrontar investimentos».

¿Cuál es el punto negro de la gestión económica?

La oposición municipal ataca año tras año los objetivamente buenos datos económicos del Concello aludiendo al bajo nivel de ejecución de las inversiones. El gobierno local no es capaz de cumplir lo presupuesto. A priori, el 2018 no fue una excepción, pues las cifras concluyen que se gastó el 37 % de lo presupuestado. Pero si a lo realmente ejecutado a lo largo del ejercicio se le suma lo tramitado, es decir, el gasto que está ya comprometido -es decir, proyectos licitados o incluso adjudicados- pero que por la lenta maquinaria municipal no se llegó a materializar a lo largo del ejercicio, el porcentaje se sitúa en el 71 % del capítulo de inversiones reales. González Carballo subraya que es muy importante matizar que la legislación permite «trasladar ao seguinte exercicio as inversións tramitadas ou comprometidas que non se executaron no ano». No es como los Presupuestos Generales del Estado, por ejemplo, donde lo que no se ejecuta en el ejercicio se pierde. En el Concello, no. Las inversiones no ejecutadas pero sí comprometidas se pueden computar al año siguiente.

¿Qué va a hacer el Concello con los 6,2 millones de superávit?

Esa es una pregunta que a estas alturas del año no pueden tener respuesta, ya que depende de los Presupuestos generales del Estado y, como es público y notorio, no están aprobados. Al no haber Presupuestos, el único destino que se puede dar al superávit en las cuentas municipales es a amortizar deuda. Por lo tanto, el Concello podría saldar de golpe la mitad de la deuda, que a 31 de diciembre del 2018 se situó en 2018, la cifra más baja desde 1991. Eso fue lo que se hizo el año pasado cuando se destinaron los 3,3 millones de superávit a saldar dos préstamos bancarios. Pero el gobierno local preferiría destinar los 6,2 millones disponibles ahora a inversiones «financieramente sostenibles». Para ello necesita el visto bueno de Madrid, pero con elecciones generales convocadas para el 28 de abril, es difícil que el nuevo Gobierno central que salga de las urnas apruebe unos Presupuestos con tiempo suficiente para que el Concello pueda planificar ese tipo de proyectos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Concello cierra el mandato con cifra récord de superávit: 6,2 millones