El Pontevedra busca ritmo para anular la veteranía del Burgos

Luismi no podrá contar con dos habituales como Borja Domínguez y Pedro Vázquez por acumulación de tarjetas


El Pontevedra ya tiene olvidada la derrota de la Ponferradina, si acaso algunos jugadores tocados desde el domingo mantienen presente el 0-1 de El Toralín. Está más cerca ya el próximo rival que el que queda atrás, sobre el que no se puede hacer nada para cambiarlo. Ni siquiera el festivo local frenó a los granates, que en el campo del Cerponzóns preparaban ya la estrategia para acabar con el Burgos el domingo en Pasarón. Saben que una de las mejores soluciones es aplicar ritmo ante la veteranía de los castellanos.

Con una media de edad de casi 30 años, los burgaleses llegarán a Pontevedra con la urgencia de la victoria. Están décimo quinta posición empatados a puntos con el Adarve, en play off de descenso, y con Las Palmas, en descenso directo. A cuatro puntos se sitúa el Valladolid B, Celta B y Salamanca. Con ese panorama los de Fernando Estévez intentarán llevarse los tres puntos y el título de ser el primer equipo que haya ganado en Pasarón. Difícil se lo va a poner el Pontevedra, que no puede dejar escapar los puntos si quiere continuar peleando por entrar entre los cuatro primeros. «Espero un Burgos que, como dice la clasificación, va a venir con todo para intentar salir de esa situación. Nosotros conocemos eso, el año pasado estábamos en una situación parecida y sabíamos que cada partido era decisivo, era oxígeno. Va a venir un equipo muy competitivo y no va a ser fácil», comenta Luismi, que conoce bien la veteranía del rival.

Compartió equipo como jugador con Cervera, delantero del Burgos, que a sus 35 años sigue en activo con el equipo. Tiene gol, aunque solo lleve tres tantos esta campaña, y experiencia. «Es un equipo veterano y pretendemos vencerle haciendo un desgaste al rival, metiendo ritmo con balón, presión tras pérdida, ser intensos, queremos que estén incómodo», señala Luismi. Seis jugadores de la plantilla burgalesa superan los treinta años y no tienen ningún delantero por debajo de esa edad. La veteranía le funcionó bien el año pasado al equipo, que esperaba reeditar un buen año y pelar por la zona alta. La temporada pasada quedó en mitad de la tabla del Grupo 2. Ese año ha saltado al Grupo 1 de Segunda B y se ha encontrado con demasiadas sorpresas.

Sin Borja ni Pedro Vázquez

El Pontevedra no podrá contar ni con Borja Domínguez ni con Pedro Vázquez por acumulación de tarjetas. Son dos piezas que se han convertido en imprescindibles en el once de Luismi. Sin embargo, al técnico granate no le preocupa que no estén. Como ha dicho una y mil veces, hay plantilla para que esos imprevistos no alteren el juego. «Tengo dos bajas y un equipo competitivo, seguro que los que van a salir en su lugar lo van a hacer igual de bien. En eso estoy tranquilo», comenta el técnico vigués, que no prevé recuperar el esquema de juego con el que sorprendió el pasado domingo en Ponferrada. Sin un delantero de referencia en el campo, convirtió a Romay en esa especie de enlace con un gol, que no acabó de llegar. El esquema funcionó para ese partido, pero el cuerpo técnico no lo reeditará en casa ante el Burgos. «Ahora vamos a necesitar otras cosas, no creo que vuelva con el falso nueve. En la primera parte de Ponferrada el equipo estaba bien, nos faltó finalizar, pero la idea estaba saliendo. Nos daba otras alternativas a jugar con un punta de referencia», comenta el entrenador granate, que sorprende cada jornada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Pontevedra busca ritmo para anular la veteranía del Burgos