El mejillón se apoya en la hostelería para ganar proyección

El consello regulador y otras organizaciones ponen en marcha acciones para dar a conocer su potencial gastronómico

m. alfonso
vilagarcía, o grove / la voz

El mejillón es un producto sobradamente conocido en la ría de Arousa. Es, de hecho, uno de sus tesoros: cada año salen de las bateas toneladas de este marisco, que pone rumbo a mercados de toda la península y de numerosos países europeos. Pero, pese a ello, en casa el mejillón sigue siendo percibido como un marisco humilde, como si su precio estuviese reñido con su sabor. Por esa razón, desde hace algún tiempo, los productores parecen estar empeñados en exhibir las cualidades gastronómicas del oro negro de la ría. Y han encontrado un aliado de lujo en esa batalla: los hosteleros. Los que ya están al frente de sus negocios y los que no tardarán mucho en estarlo.

Al segundo de los grupos pertenecen los estudiantes del Carlos Oroza (Pontevedra), que este curso están trabajando de la mano del consello regulador Mexillón de Galicia. Ayer, un grupo de ellos aparcó la food truck de la que disponen desde hace dos años en el entorno de la plaza de abastos de Vilagarcía. Era jornada de mercado, un día ideal para salir a la calle y dar a probar, a todo el que se cruzase en su camino, tres bocados de mejillón sorprendentes. Paté de Mexillón de Galicia, Mexillón de Galicia con salsa de mostaza y Mexillón de Galicia con cilantro y lima fueron las tres preparaciones que ofrecieron a quienes por allí pasaban. «A la gente le gusta que un centro de formación en hostelería como el nuestro trabaje con productos gallegos y de calidad», explica Uxía, una de las alumnas que paseaba, bandeja en mano, por el mercado vilagarciano. ¿Cuál de las tres preparaciones gustó más? «No sabría decirlo, la bandeja se vacía por igual», señala.

Los responsables del centro explican las ventajas de la colaboración entre este y el consello regulador. De lo que se trata es de que los hosteleros del futuro conozcan las bondades de un producto «gallego y con DOP». Y que colaboren a ponerlo en valor.

La propuesta de O Grove

En O Grove son muy conscientes de la importancia que el mejillón tiene en su economía. «Temos máis de 500 bateas e nunca se fixo nada por promocionar o mexillón», explica Pablo Agrelo, portavoz de Emgrobes. Por eso se ha decidido organizar unas jornadas en torno a este producto. Serán del 15 al 31 de marzo y en ellas participarán una decena de restaurantes de la localidad. Y para echarles una mano, para ofrecerles mil y una posibilidades diferentes de preparar este bivalvo, la asociación de empresarios organizó ayer una sesión con los alumnos del taller de empleo de A Lanzada. El profesor Fran Varela y el cocinero Rubén García fueron los encargados de dirigir a los alumnos para elaborar hasta 25 preparaciones diferentes con un único protagonista: el mejillón. La idea es que, durante las próximas jornadas de exaltación, cada establecimiento ofrezca dos pinchos y dos platos basados en este producto.

«Somos os principais produtores de mexillón e tiñamos que facer algo», insiste Agrelo, que considera que los restaurantes tenían pendiente poner en valor y apostar fuerte por este marisco. Sobre todo, por todas las posibilidades que este ofrece también a la hostelería. Eso lo dejaron muy claro los alumnos del taller de empleo de hostelería. De sus cocinas salieron platos tan exóticos como los makis de mejillón, los tacos de guacamole o el mejillón con curri verde. Lo prepararon también en sala árabe o rellenando un ravioli, dejando claro que este marisco es más que apto para protagonizar un plato en cualquier cocina del mundo. Mostraron, también, elaboraciones más tradicionales, como el mejillón tigre, al que le añadieron un poco de queso, o los huevos rellenos. Y apostaron por la innovación en preparaciones como la hamburguesa, en la que el pan se había elaborado con el agua de cocer este marisco, o la ensañada de lentejas o la coliflor, harisa y mejillón.

De todas estas elaboraciones, y de otras muchas, dieron buena cuenta los hosteleros invitados a la cita. Su misión era la de puntuar el trabajo de los alumnos y elegir a los mejores platos. También, buscar la inspiración necesaria para preparar los dos pinchos y los dos platos que ofrecerán en sus propios negocios durante las próximas jornadas de exaltación que se organizarán en honor a este marisco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El mejillón se apoya en la hostelería para ganar proyección