Los gemelos que pelean contra el rol de suplente

Los hermanos Barbeito esperan a la sombra del banquillo que Luismi les dé en cada partido la orden de calentar


pontevedra / La voz

Los hermanos Barbeito esperan a la sombra del banquillo que Luismi les dé en cada partido la orden de calentar. Eso quiere decir que sus opciones de sumar minutos con la camiseta granate se incrementan. La dura competencia en sus puestos, especialmente en el de Jesús, hace que esta temporada su presencia sea anecdótica en Liga. Ha jugado 255 minutos en seis partidos, mientras Juan lo ha hecho 129 minutos en tres encuentros.

Su camino hasta llegar aquí ha sido similar. Han ido dando pasos de gigante desde el Portonovo a las categorías inferiores del Pontevedra y de ahí al primer equipo la temporada pasada con solo 18 años. A Juan lo subió Luisito y en Jesús confió Luismi dos meses después. Desde entonces forman parte del primer equipo. La suplencia también les ha llegado a los dos y la entienden. «Lo llevo bien, yo desde el primer momento asumí el rol, aprovecho los partidos de Copa y las oportunidades que me dan en Liga. Hay competencia y sabemos que tenemos que estar al 100 %», comenta Juan Barbeito.

Su apuesta por el club

Su hermano comparte este pensamiento, pero reconoce que «es jodido ver que llegan jugadores nuevos de tu posición, pero como dice mi hermano, sabemos el rol que tenemos, es difícil hacerse un hueco en el once, pero espero mi oportunidad». Esa oportunidad de la que habla le llegó de otros equipos en el mercado de invierno, pero él prefirió quedarse aquí. Había alguna oferta de Tercera y otra asturiana de Segunda B. Se interesó por él el Langreo y le dio muchas vueltas. «Sí que me plantee irme, pero este año era mejor quedarme, tampoco me garantizaban que fuese a jugar y en lo económico era lo mismo, así que decidí continuar». ¿Iría sin su hermano? Juan y Jesús no lo dudan. Sí. «Me iría sin Juan, en algún momento tendrá que pasar», comenta, mientras Juan tiene más dudas: «Si me lo dices ahora sí que soy capaz, pero me costaría verme en el campo sin él». No es para menos, llevan desde los tres años dándole patadas al balón juntos. Jesús ha tenido este año algo más de presencia en Liga respecto a la temporada pasada cuando solo jugó 119 minutos en cuatro partidos.

El asidero de la Copa

Los dos tienen en cada partido de Copa Federación su oportunidad de reivindicarse. Luismi busca en encuentros como el de hoy el rodaje de los que tienen menos minutos. La pasada semana salieron de partida frente al Cornellá y todo apunta a que esta noche en la vuelta de cuartos de este trofeo volverán a tener presencia. Jesús jugó 360 minutos en Copa y Juan lo hizo 390.

En lo que coinciden los dos es en seguir peleando para acabar llevando al Pontevedra a lo más alto de la categoría y lo más lejos posible en Copa. Su carrera aún está empezando y aunque la llegada de jugadores para sus puestos les toque la fibra, saben que algún día tendrán su momento. La filosofía es la misma para ambos: trabajo aderezado con la humildad que emana de estos jóvenes canteranos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los gemelos que pelean contra el rol de suplente