Una explosión se lleva por delante una pirotecnia

Ocurrió en 1956


Era un invierno muy duro el de hace 63 años en Pontevedra. De hecho, los recortes de prensa de la época relataban como una pontevedresa de 64 años fallecía como consecuencia de las bajas temperaturas tras haberse sentido indispuesta y acudir a un dispensario próximo a la plaza de Abastos. Ese mismo día, una fuerte explosión sorprendió a los vecinos de la Boa Vila al volar por los aires el polvorín de un taller pirotécnico ubicado en la parroquia de Lérez.

Todo parece indicar que el incidente se produjo cuando, como consecuencia del fuerte temporal de viento del norte, desplazó las tejas de la instalación cayendo una de ellas, presumiblemente, sobre material inflamable. Pese a la gran alarma generada por la deflagración, lo cierto es que, a diferencia de la reciente explosión en una pirotecnia de Tui, no hubo que lamentar ninguna víctima mortal.

Lo dicho, aquel 10 de febrero fue un día infernal hasta el punto de que el temporal hizo intransitables algunas calles del casco urbano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una explosión se lleva por delante una pirotecnia