Benito Corbal, el escaparate preferido

En 24 años la céntrica calle acumula el mayor número de reformas como símbolo de un modelo que ahora elige la OCDE como referente


Si hubiera que elegir una calle que simbolice la enorme transformación urbana ocurrida en Pontevedra en los últimos 24 años, no creo ser el único que escogiese Benito Corbal. Esta vía es probablemente la que mayor tránsito peatonal registra en la ciudad por su característica eminentemente comercial lo que otorga una especial repercusión a cualquier obra que se haya acometido. Se ha convertido en el escaparate preferido de los gobernantes locales, independientemente del color, para exhibir la política de obras. No es de extrañar que desde 1995 se hayan realizado en esta calle sucesivas reformas hasta las actuales. Todas ellas, incluidas las que ahora están en marcha, suman un importe de alrededor de medio millón de euros. Bastante más dinero público de lo invertido en otras calles y barrios de la ciudad a los que haya llegado la planificación del llamado «modelo de cidade». Posiblemente sea injusto tanto mimo por Benito Corbal cuando Mollavao o Loureiro Crespo siguen aguardando por la hora en que les lleguen las prometidas reformas. Pero en política hay prioridades que responden a criterios que distan mucho de lo que pensemos los ciudadanos.

Desde Pedrosa hasta Lores

La elección, de nuevo, de Benito Corbal para escenificar más obras de calmado de tráfico, ampliación de aceras y eliminación de plazas de estacionamiento, no es casual. En 24 años se ha acreditado como la niña bonita de los sucesivos gobiernos municipales para ejemplificar sus respectivas políticas de reformas.

En el último suspiro de su actual mandato, el gobierno del alcalde Miguel Fernández Lores invierte más dinero público en volver a reformar otros tramos de la calle Benito Corbal. Por un importe final de 147.582 euros, se acometen las reformas de Benito Corbal, primero entre Sagasta y Blanco Porto; después desde Blanco Porto hasta la plaza del Hospital Provincial. Son proyectos de corta ejecución que por calendario posibilitarán que el candidato a la reelección inaugure antes de la cita electoral del 26 de mayo. Si la adjudicataria, por supuesto E.C. Casas, que esta vez ofertó 70.000 euros por debajo del precio de licitación, cumple con los plazos, presumiblemente Lores cortará la cinta.

Antes de Fernández Lores, también Juan Luis Pedrosa eligió la llamada «milla de oro» para iniciar aquella incipiente transformación de la ciudad. En el último mandato de un alcalde de derechas en Pontevedra, Benito Corbal y Michelena fueron las calles del centro seleccionadas por Fernando Lafuente, entonces concejal de Urbanismo, para desarrollar las primeras obras de reforma de aceras que el Ayuntamiento de Pontevedra comenzó a emprender. Obras de transformación urbana que se sufragaron primeramente con la inestimable ayuda de los fondos de los sucesivos Plan Urban, que venían de la Unión Europea y cuya consecución se atribuyó por el PP a las gestiones de Mariano Rajoy, a la sazón ministro en gobiernos de José María Aznar. Un aporte de financiación (continuado ahora por otros fondos europeos, el Plan DUSI) que han servido para apuntalar y profundizar la reforma durante los cinco mandatos consecutivos del regidor nacionalista.

Elegida por la OCDE

Aquel arranque embrionario ha crecido de tal modo y con tanto aprecio exterior que ha puesto a la ciudad de Pontevedra en el mundo. Hasta el punto de atesorar un palmarés de premios y reconocimientos tanto nacionales como internacionales en dos décadas que ahora acaba de coronar la invitación de la OCDE a un próximo plenario a celebrar en marzo en Atenas. En la capital griega, verán como una modesta ciudad española de provincias, que acaba de superar los 84.000 habitantes, según la última revisión del padrón municipal, se ha llegado a convertir en un referente nacional e internacional que trasladará su ejemplo de reforma urbana. Será ante un foro de alcaldes y ministros de países de todo el mundo, invitados por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico. Seguramente que el reciente protagonismo alcanzado por Pontevedra en el Forum Smart City celebrado en noviembre en París y el impacto causado a personajes como Anne Hidalgo, alcaldesa de la Ciudad Luz, tenga mucho que ver en esta nueva invitación que se suma a las otras que recientemente han llegado al despacho de la Alcaldía en Michelena, 30.

Dublín, la capital de Irlanda; Stuttgart, la sexta ciudad más habitada de Alemania y Ámsterdam, la más importante conurbación de los Países Bajos, han expresado su deseo de conocer durante los próximos meses el ejemplo de Pontevedra que, sin duda, está de moda.

Otro indicador de esa atracción viene dado por la reciente oleada de reportajes que nos han dedicado en medios de comunicación internacionales. Desde The Guardian, el mismo rotativo británico que elevó Rodas en las Islas Cíes a la condición de mejor playa del mundo y consideró a Pontevedra como un «paraíso para vivir», hasta Le Monde, el renombrado periódico galo, pasando por diversas televisiones, radios y agencias de prensa de todo el mundo.

Una oleada de admiración y curiosidad por Pontevedra de la que como ciudadanos de esta urbe deberemos de sentirnos plenamente orgullosos. Es un logro de la sociedad y un patrimonio de todos. Aunque algunos pretendan adjudicarse la exclusiva de su rentabilización política.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Benito Corbal, el escaparate preferido