Vertederos en los que se encuentran hasta barras de pan enteras

Neveras, colchones... las inmediaciones del polígono industrial de O Vao están cada vez más llenas de basura


pontevedra / la voz

El kilómetro cero de la basura. Así podrían denominarse perfectamente los alrededores del polígono industrial de O Vao. Los vertidos vienen de lejos y, aunque a veces se hayan limpiado, vuelven una y otra vez. Recientemente, además, hubo un desbroce en esta zona y a la luz quedaron plásticos y residuos de todo tipo. No hace falta más que parar el coche a la altura del parque industrial, sin moverse de la orilla de la carretera PO-531 -la que une Pontevedra y Vilagarcía- y observar qué tipo de cosas se acumulan en estos lugares.

Comenzamos el chequeo en una zona próxima a la nave de las brigadas de obras del Concello de Pontevedra. En las proximidades, aprovechando un tramo viejo y muerto de la carretera, hay un primer punto de vertido. Basura por aquí, basura por allá... y sorpresa. Hasta se encuentran unas diez barras de pan, algunas enteras, desperdigadas por el suelo. Algunas están en bolsas y otras a la intemperie.

En esa zona fue donde se estuvo desbrozando y, además de maleza apilada, hay basura al aire por todas partes, sobre todo plásticos de mil y un colores.

Siguiente punto de vertido. Se encuentra pasando el polígono industrial, justo pegado a la última nave. Es increíble el número de colchones que pueden contabilizarse ahí determinados días. Los hay de todos los colores y tamaños. Así como muebles tirados en esa zona de carretera que se quedó cortada a la espera de que un día se hiciese ahí la variante de O Vao, que atravesaría el poblado chabolista y que nunca llegó a ver la luz. Aparece allí una persona que, precisamente, viene a dejar un mueble más en la pila de basura. «Aquí hay de todo», indica. Y no se equivoca.

Unos metros más adelante se completa el rosario de vertidos con una zona donde se acumulan neveras y lavadoras, algunas con las tripas al aire. Si se mira hacia arriba -el terreno colinda con el poblado chabolista de O Vao-, la cosa empeora bastante. El talud que separa la zona de la carretera del poblado es, a estas alturas, un muro de basura. Hay cientos de desperdicios colgados por allí y parece casi un milagro que todos esos vertidos no se acaben desmoronando.

«Limpamos unha e outra vez»

Casi toda la zona de vertidos está en territorio de Pontevedra -al menos los que están a orillas del polígono- pero también hay algún trozo de Poio. El alcalde de este último municipio, Luciano Sobral, hablaba así de este asunto: «É un problema eterno. Na parte que nos corresponde nós facemos varias limpezas ao ano, limpamos unha e outra vez, pero nunca se logra estar libres de verteduras. Porque nesa zona hai chatarreiros e aí acumulan un montón de cousas que non deberían», manifestó el regidor. Luego, indicó: «Insistirase na limpeza coma sempre, pero sabemos que volverá pasar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Vertederos en los que se encuentran hasta barras de pan enteras