Veinte días sin saber que le había tocado la lotería

1955


Las malas noticias corren como la pólvora. Pero a veces las buenas se hacen esperar. Le ocurrió en 1955 a un brigada residente en Pontevedra. Al hombre le tocó la lotería el 22 de diciembre. Pero no fue hasta el 10 de enero cuando se enteró de su buena suerte. Lo contaba tal día como hoy pero en el año 1955 La Voz de Galicia en una crónica titulada «750.000 pesetas correspondieron a un brigada residente en Pontevedra en el sorteo de Navidad».

El hombre en cuestión era Silvino Piñeiro Vázquez, un brigada de infantería destinado en el Gobierno Militar. Silvino Piñeiro había estado destinado en Ceuta. De vuelta a Pontevedra, paró en Madrid donde compró un décimo de la lotería navideña con el número 33274. El caso es que ese año el Gordo acabó en cuatro. Así que tras el sorteo este hombre se presentó en una sucursal bancaria para cobrar las 200 pesetas que le correspondían. Se les pagaron sin mirar la lista de premios. Y, cuando enviaron el justificante a Madrid, les avisaron de que el décimo valía 750.000 pesetas al caer en ese número el segundo premio. Avisaron a Silvino a la oficina, que se lo tomó con mucha tranquilidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Veinte días sin saber que le había tocado la lotería