Convictos en la cárcel, voluntarios fuera

Los reclusos cooperan tanto en pruebas deportivas en Pontevedra como con el banco de alimentos


pontevedra / la voz

Ocurrió a finales de agosto. Entonces, un grupo de internos de la prisión de A Lama hicieron el Camino de Santiago. En una mañana fría para ser verano, algunos de los reclusos y los profesionales que los acompañaban hablaban desde Caldas. Contaban que la caminata hasta Compostela estaba enmarcada dentro del programa de salud mental y adaptación social. Entonces, el director de la prisión, José Ángel Vázquez, indicaba que hacen dos tipos de salidas programadas. Por una parte, las que se incluyen en los tratamientos, como el Camino, y por otras las de voluntariado. En ese sentido, la actividad parece que se ha acentuado. O, al menos, ahora la cárcel divulga más esas iniciativas.

Así, recientemente, el Banco de Alimentos de Pontevedra dio a conocer que algunos internos de A Lama se habían convertido también en voluntarios y que estuvieron dos días ayudando a colocar y organizar los miles de kilos de comida que se reunieron en la Operación Kilo. El trabajo todavía no está concluido y es probable que los reclusos vuelvan en fechas próximas a la nave del banco alimenticio. Desde allí, el portavoz de la entidad benéfica en Pontevedra, José Luis Doval, señalaba: «La verdad es que estamos muy agradecidos a la prisión y a los internos que nos estuvieron ayudando. Hacía falta mover gran cantidad de productos que pesaban y entre todos lo hicieron perfectamente. Nosotros estamos encantados con la colaboración».

También ve positivo este tipo de voluntariado el director de la cárcel, José Ángel Vázquez, que señaló que es habitual que los internos colaboren con la organización de distintas pruebas deportivas que se celebran en Pontevedra. Señaló que, precisamente, las próximas acciones de voluntariado que están previstas son para acudir a esas citas y que probablemente también volverán en breve al banco de alimentos.

José Ángel Vázquez indicó lo siguiente: «Las salidas están pensadas o como voluntariado o ligadas a alguno de los programas de tratamiento terapéutico, como fue el Camiño de Santiago». Al preguntarle si se retomarán algunas acciones de voluntariado que antaño se llevaban a cabo y ahora no, como por ejemplo las salidas para desbrozar la llamada Ruta da Liberdade -un camino emblemático en A Lama porque fueron los propios internos los que lo hicieron en colaboración con la asociación cultural Río Barbeira-, el director de la prisión señaló lo siguiente: «Podría ser, tendremos que verlo en el futuro».

«Oxalá se recuperara»

A quien le encantaría que los internos volviesen a hacer labores en la Ruta da Liberdade es a Daniel Vidal, presidente de la asociación Cultural Río Barbeira. Él cuenta cómo fueron las cosas: «No ano 2007 os internos empezaron a colaborar con nós para abrir o camiño da ruta, que é de 18 quilómetros. Terminouse o traballo no 2009, que foi cando se inaugurou. A partir de aí empezaron a colaborar con nós de forma asidua. Viñan dúas veces ao mes, en grupos de entre oito e dez persoas, e desbrozaban a ruta, retiraban maleza. Teño un recordo fabuloso desa colaboración, non tivemos nin un só problema e grazas a eles puidemos manter a ruta en condicións ata hai catro anos, que deixaron de facer esas saídas. Se volveran sería unha nova moi boa».

Daniel Vidal explica que hizo la ruta hace unos días y que echó de menos la limpieza de antaño. Dice que la asociación ahora le paga a alguien para que desbroce una vez al año, «pero nin de lonxe logramos o de antes».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Convictos en la cárcel, voluntarios fuera