¿Faltan termómetros en urgencias?

Fue la petición que un grupo de enfermeros hicieron a Papá Noel. El Chop niega que escaseen los aparatos


pontevedra / la voz

Una petición en clave de humor aprovechando las fechas navideñas. Fue lo que ocurrió hace unos días en el servicio de Urgencias del Hospital Montecelo de Pontevedra. En uno de los tablones apareció un simpático cartel a modo de carta a Papá Noel, o más bien, a la supervisora. El texto, que levantó más de una risa y comentario jocoso entre los compañeros, es el siguiente. «Queridísimo Papá Noel (supervisora): Nos es muy grato dirigirnos a ti con toda la confianza de las Navidades para poder comprobar tus poderes navideños. Nos urgen termómetros. A la mayor brevedad posible, de lo contrario romperemos relaciones y creencias. Dirigiremos nuestras súplicas a sus Majestades los Reyes Magos. Atentamente, personal enfermería urgencias». O sea, que si Papá Noel no cumple, trasladarán el caso a sus majestades de Oriente.

¿Escasean en ese servicio los aparatos para medir la temperatura a los pacientes o es simplemente una broma de enfermeros? Desde el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (Chop) niegan que falten termómetros, pero otras fuentes sanitarias apuntan que la de esos instrumentos es una «guerra vieja» en el servicio de Urgencias. Y lo aclaran.

Una trabajadora explica que los termómetros los da la supervisora, no están disponibles en el almacén y los tienen «muy controlados». Se trata de aparatos que se estropean enseguida, se rompen o se pierden, añaden las mismas fuentes, que, no obstante, no creen que haya una escasez real de termómetros en Montecelo, ya que suelen reponerlos siempre que se necesitan. Personal que conoce el servicio señala que la carta aviso a Papá Noel podría deberse a una «necesidad puntual», pero descartan que la falta de estos instrumentos sea algo habitual.

En todo caso, sí se desliga esa necesidad puntual de termómetros con la situación que se vive en algunos centros de salud del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. En varios de ellos, como en el de Bueu, todos los facultativos firmaron un escrito dirigido al gerente, José Ramón Gómez, en el que alertaban de la situación de la atención primaria.

En el caso de Bueu lo suscribieron todos los médicos del ambulatorio. Entre otras cuestiones, aludían expresamente a la falta de dotación de equipos e instrumental, junto a la imposibilidad de solicitar pruebas complementarias, en concreto, pruebas analíticas. Para esos facultativos, todo ello es reflejo de «un gran desinterese pola atención primaria, que se concreta nunha escasísima dotación orzamentaria».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Faltan termómetros en urgencias?