«Hemos explicado muy mal por qué la filosofía es esencial»

El experto José Antonio Marina señala que el futuro pasa por un tipo de educación más flexible que desarrolle el aprendizaje


pontevedra / la voz

José Antonio Marina (Toledo, 1939) puso este martes el broche a las charlas del primer trimestre del Centro de Formación e Recursos (CFR) del profesorado de Pontevedra. El filósofo, ensayista y pedagogo ofreció una conferencia en el Pazo da Cultura sobre el sistema educativo español y las tendencias de futuro.

-¿Por dónde va o por dónde debería ir ese futuro educativo?

-En este momento todas las naciones están en estado de alarma educativa. Incluso aquellas que tienen muy buenos sistemas están un poco desconcertadas por la rapidez con la que están cambiando las cosas, no solo desde un punto de vista social, sino laboral y tecnológico y están viendo cómo se reajustan los programas. Tenemos que hacer un tipo de educación teniendo en cuenta que ya se está diciendo que el 65 % de los puestos de trabajo de los niños que están en la escuela no sabemos con qué aparatos van a trabajar, con qué conceptos y con qué problemas se van a enfrentar. Por eso hay que ir a un tipo de educación más fundamental y más flexible que desarrolle la capacidad de aprender.

-Mientras eso sucede aquí se sigue enredando con la Lomce. ¿Qué opina de la ley educativa?

-Es un disparate intentar reformar un ley que ya está reformada y llena de parches. La Lomce no fue una ley nueva, fue ya una reforma de la LOE, ahora van a reformar la Lomce. Va a ser una especie de crucigrama a destiempo, sin consensuar y es un disparate que un mes después de haberse levantado el PSOE de la mesa para el pacto educativo presente una ley que saca los temas más conflictivos.

-¿Por qué es imposible el consenso educativo en este país?

-En el año 2016 hicimos en equipo unos papeles para un pacto educativo. Lo que decíamos es que había que analizar por qué se había intentado ese pacto y no había salido. Saber los obstáculos para no caer en la misma trampa. Y los obstáculos siempre son ideológicos, algunos de ellos planteados ya a finales del siglo XIX. Temas ya rancios cómo quién decide el papel de la educación, el Estado, las comunidades autónomas o las familias, si debe ser una enseñanza comprensiva o diferenciada... Habría que ver cómo lo han resuelto bien otros países, pero aquí seguimos mareando la perdiz. Cuando se hizo hace 40 años la Constitución el tema más conflictivo fue el artículo 27 [derecho a la educación]. El arreglo fue dejar las cosas muy vagas, que ya se arreglarían después con leyes ordinarias. Todo tiene solución y la sociedad debería exigir a los políticos que se pusieran de acuerdo. En cinco años España podría tener un sistema educativo de alto rendimiento, como Finlandia, con el presupuesto del año 2008, que era el 5 % del PIB.

-Es catedrático de Filosofía. ¿Por qué tiene tan poco peso?

-Hay una presión de lo que en inglés se llama STEM, ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Se considera que es lo necesario para el futuro y todo lo demás, las humanidades en general, están de capa caída y se prescinde de ellas en la programación de todo el mundo. Y con la filosofía pasa otro asunto, y lo digo como catedrático de secundaria. Los filósofos hemos explicado muy mal por qué la filosofía es importante, hemos dicho cosas muy raras y la hemos convertido en historia de la filosofía y eso tiene poco valor educativo. Cuando en realidad fomenta el pensamiento crítico y es esencial para una democracia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Hemos explicado muy mal por qué la filosofía es esencial»