Pontevedra / La VOZ

Derbi en Pontevedra. Gradas llenas y ruido insano dentro del pabellón municipal de la Boa Vila. Las huestes del Cangas no fallaron e invadieron el fortín lerezano para animar a los suyos. Su presencia se hizo notar, más aún cuando fueron los de Serra los que dominaron el encuentro de principio a fin, dejando muy pocas oportunidades a un Teucro que no supo hacer un buen encuentro y acabó por sucumbir con una diferencia de goles bastante abultada.

Salieron los rosas intratables. Inaugurando el luminoso y marcando el tempo del duelo. Dormido el Teucro, no conseguía responder los envites de los visitantes, que venían enchufadísimos. Aún caóticos en ataque, los hombres de Serra lograban salvar sus jugadas con excelentes finalizaciones. Fundamental su buen hacer en esos pases finales ante una defensa azul débil, poco habilidosa ayer.

Soliño, ejemplo de veteranía y temple, se alzó como un gigante sobre la zaga lerezana. Un dolor de muelas para el Teucro que veía como en el ecuador de la primera parte el cangués les había metido siete de los diez tantos del Frigoríficos. Con una ventaja de seis sobre los locales, el partido pintaba demasiado bien para los de Serra.

Papelón de Javi Díaz bajo palos. Convertido en un más que un muro para los pontevedreses, que veían estrellarse sus disparos contra sus extremidades. Quizás por falta de paciencia, quizás por desesperación; los ataques del Teucro simulaban precipitados, mal construidos, aún con una mejor capacidad que el Cangas para las transiciones. Con un 8-16 en el luminoso, llegaba la segunda parte y la hinchada local aullaba por la remontada.

No pudo ser. La intensidad de los visitantes fue siempre superior a los anfitriones. Muy inspirados en ataque, rara vez perdonaron los de rosa, dejando incluso detalles de enorme calidad como el pase de ensueño que Javi Díaz envío al área rival y permitió un uno contra uno contra Lloria a favor de su equipo.

Quiso revolverse el Teucro, y en el minuto 48 rebajó la diferencia a cinco tantos. Se podía soñar con la remontada. Aún siendo difícil, había tiempo pero el Cangas no se amedrentó, al contrario. Se mantuvo firme y se llevó un derbi que ayer, fue siempre suyo.

?Lloria, Moyano, Natan Suárez (2), Quintas (1), Rial, Santana, Samu Gómez (3), Davor Cutura (6), Carlos Gehrhardt, Fischer (3), Cangiani (3), Dani Hernández (4), Samuel Pereiro, Remesseiro, Domingo (1), Sergio Pérez (5).

?

Javi Díaz, Vujovic (1), Moisés Simes (3), Augusto (5), Suso Soliño (13), Chapela (4), Galán, Máximo, Gavidia (1), David Iglesias, Daniel Cerqueira (1), Menduiña, Muratovic (2), Mihajlo, Boisedu (4).

Parciales cada cinco minutos: 1-3, 3-6, 4-10, 5-12, 7-14, 8-16 (descanso), 11-19, 15-21, 18-25, 24-29, 25-31, 28-34 (final).

Árbitros: García Mosquera, Rafael; y Rodríguez Rodríguez, Alberto.

Incidencias: Partido disputado en el pabellón municipal de Pontevedra ante 2.000 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Cangas devora al Teucro