«La gente se preocupó al ver el humo y llamas tan altas»

El incendio de Ence alarmó a toda la ría a primeras horas de la mañana

Alerta por un incendio en Ence El fuego se declaró en un silo de plásticos

POntevedra La Voz

Poco después de las nueve de la mañana, una intensa humareda de color negro, acompañada por enormes llamas, sorprendían a las mariscadoras que salían del banco de Os Praceres, al rematar su jornada laboral, y a los conductores que circulaban por la autovía de Marín. En cuestión de minutos, las redes sociales estaban llenas de vídeos y comentarios. Menos de treinta minutos después del estallido de las llamas, ya solo se veían bomberos y fuerzas de seguridad en el vallado del recinto y los fotógrafos de prensa intentando lograr el mejor plano. No hizo falta cortar el tráfico, porque el humo pasó muy alto y no afectó a los núcleos de población porque el viento empujó hacia la ría. Fue un incendio tan espectacular como breve, afortunadamente sin heridos. Eso sí, los primeros momentos, para muchos de los testigos que no sabían lo que ocurría, fue bastante inquietante.

La patrona mayor de Lourizán, María del Carmen Vázquez, se encontraba en el punto de control a pie de playa, cuando empezó a ver el humo atravesando la ría. «La gente se preocupó al ver una columna de humo tan negro y llamas tan altas. Al principio estábamos preocupados, pero la gente que estaba en la zona pronto nos dijo que estaba perfectamente controlado», señaló. No fue la única que inmortalizó el momento con su móvil. Un fuego así no se ve todos los días y las redes sociales.

En el interior de la fábrica, un trabajador que prefiere no identificarse señala que todo fue rápido y no hubo riesgos para los operarios, al aplicarse el protocolo de seguridad. «Hasta ahora solo habíamos hecho simulacros, pero si hubiese habido la necesidad, estábamos en disposición de evacuar todo el personal sin ningún problema», comentó.

Por su parte, mientras la polémica sobre la conveniencia de la fábrica se reavivaba entre los vecinos de Pontevedra y Marín, la APDR lo tiene muy claro. Los ecologistas exigieron que la factoría abandone su ubicación. El fuego de Ence incendiará también, aunque dialécticamente, la Cámara autonómica. La socialista Patricia Vilán registró ayer varias iniciativas para que la Xunta dé su versión y aclare qué pasó.

La fábrica activó su plan de emergencia interior y la Xunta confirmó que no hubo nube tóxica

Vicepresidencia de la Xunta es el organismo autonómico encargado de velar por situaciones como el accidente de Ence de ayer y confirmó que no se produjo nube tóxica ni afectó a la población. Este departamento tiene entre sus cometidos la supervisión de los planes de emergencia exterior e interior, que debe remitirle la empresa cada cierto tiempo, para verificar los pasos propuestos y las medidas en cada contingencia. El diseño de actuación en caso de que una alerta afectase al exterior del recinto se puede consultar en la web de Vicepresidencia. En el caso del fuego de las torres de refrigeración se puso en marcha el plan de emergencia interior, que incluyó el desalojo de los trabajadores en un radio de seguridad de la zona afectada. Los operarios se desplazaron hasta los puntos de evacuación, siguiendo un protocolo que conocen por los simulacros que se han hecho en la factoría. No hizo falta vaciar la fábrica, porque las torres no están dentro del circuito actual de producción, ni el fuego llegó a amenazar otros edificios. La producción de Ence no se paró, al no ser necesario. Sí que actuó el equipo de segunda intervención, constituido por operarios de la fábrica especialmente preparados para estas situaciones. Fueron ellos los encargados de controlar el fuego, que afortunadamente se pudo extinguir en media hora. Los bomberos de Pontevedra también participaron, sobre todo en la extinción final de las llamas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La gente se preocupó al ver el humo y llamas tan altas»