El Pontevedra se supera a sí mismo

Los de Luismi tienen ya más puntos ahora que al final de la primera vuelta del año pasado


Pontevedra / La VOZ

Que las comparaciones son odiosas es un hecho extendido. Quizás sean menos dolorosas cuando en los elementos a comparar, el que importa ahora, el actual, dista positivamente del anterior. Así, si uno echara la vista atrás para comprobar las cifras del Pontevedra de la pasada temporada suspirará aliviado: la escuadra granate actual ya ha sobrepasado a la del 2017. A falta de unas semanas para el final de la primera vuelta, el Pontevedra ya tiene un punto más que los logrados el año pasado en toda ella.

Con 20 puntos, los de Luismi se han logrado aferrar a la comodidad y a no solo pensar en la supervivencia a toda costa. No hay que olvidarla, pero todas las piezas parecen encajar en este momento. El año pasado, la escuadra de Pasarón finalizó la primera mitad liguera con diecinueve puntos. Si se enfrenta jornada con jornada, acumularía tan solo 15 puntos y estaría en el decimocuarto puesto. Las comparaciones son odiosas, pero en este caso otorgan una sonrisa a la afición.

Del sufrimiento extremo se ha pasado a una temporada mucho más llevadera para todas las partes. El Pontevedra ha sabido salvar los muebles en varios de los partidos, a priori, más complicados del curso competitivo, como fueron las victorias ante la Cultural y el Fuenlabrada, demostrando sobrada capacidad para sobrevivir a sus más íntimos enemigos, incluso.

Si uno pone la vista en los goles las cifras son un tanto curiosas. El año pasado los granates habían conseguido enchufar catorce tantos en catorce jornadas, en gran medida gracias al papel de David Añón. Por otro lado, sus rivales habían torpedeado su red un total de veinte ocasiones. Esta temporada las cifras muestran una capacidad de gol similar, con apenas un gol menos que la temporada 2017-2018. Eso sí, la mejora en defensa es evidente. Con seis tantos menos en forma de goles en contra, los de Luismi han podido presumir de convertirse en una de las formaciones más difíciles de sobrepasar de la categoría, y a excepción de alguna dolorosa goleada, el Pontevedra ha sabido encontrar su punto.

Ni siquiera el goteo de lesiones ha perjudicado excesivamente a un equipo que hace unas semanas vio desbordada su enfermería, y que recibió la horrible noticia de perder a uno de sus jugadores clave, como es Álex Fernández, durante varios meses.

Hace apenas unos días, Luismi confirmaba la pérdida de otro de sus jugadores más activo. Nacho López se convertía en el nuevo nombre de una lista en la que nadie quiere estar pero que a veces toca. El defensa estará apartado de la competición durante al menos un meses.

Poco a poco, el Pontevedra ha ido haciendo los deberes. Sueños aparte y contenidos, la temporada está transcurriendo con cierta calma en todos los ámbitos, solo empañada por los problemas físicos ya mentados.

La continuación de Luismi, tras lograr la salvación del equipo en una recta final de vértigo, ha simulado ser un acierto para el conjunto pontevedrés, que a falta de tres partidos para el parón navideño, debería llegar más que vivo a la segunda vuelta, incluso con la posibilidad de soñar con realizar una segunda vuelta aún mejor.

Vuelve la Copa

El equipo de Pasarón ya conoce el horario oficial de la vuelta de la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa Federación. El actual campeón se medirá el miércoles 5 de diciembre, a las 20 horas, al Langreo, en el Nuevo Ganzábal.

Los granates buscarán sobrevivir a la eliminatoria tras el 1-1 de la ida en su fortín. Un resultado tildado como complicado para los de Luismi, que buscarán el pase a octavos ante un rival competitivo y con hambre. El precio de las entradas es de 10 euros para los adultos y 5 para los menores de 25.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Pontevedra se supera a sí mismo